(Foto: Pixabay)
(Foto: Pixabay)
Redacción EC

Un equipo de investigadores del Centro Nacional para la Investigación Científica (CNRS) de Francia halló materia orgánica enterrada bajo sedimentos volcánicos de 3.300 millones de años en Sudáfrica y que no se originó en la Tierra, según un estudio publicado la

"Esta es la primera vez que encontramos evidencia real de carbono extraterrestre en rocas terrestres", dijo Frances Westall, del Centro Molecular de Biofísica del CNRS en Orleans y coautora de la investigación, al sitio especializado New Scientist.

[]
[]

De acuerdo a los investigadores, este descubrimiento refuerza la teoría de que los elementos necesarios para el surgimiento de la vida en la Tierra llegaron desde el espacio.

Los investigadores llevaron a cabo una expedición en la cadena montañosa de Makhonjwa, en Sudáfrica, y usaron espectroscopía de resonancia paramagnética de electrones (EPR), lo que les permitió detectar las rocas de 3.300 millones de años en una franja de 2mm.

Estas rocas contenía dos clases de material orgánico extraterrestre: la primera de ellas es similar a los meteoritos conocidos como condritas carbonáceas y la segunda, es rica en níquel, también conocidas como "espinelas cósmicas", pues se forma durante la entrada de objetos en la atmósfera.

"Resulta difícil imaginar un evento de impacto único que conserve tanto la materia orgánica como las partículas de espinela en una capa sedimentaria tan delgada", afirman los investigadores.

Los científicos creen que tras el impacto del meteorito, la materia orgánica fue lanzada al aire y luego cayó a tierra quedando enterrada bajo ceniza volcánica, la cual hizo que el material alienígena se conservara.

Síguenos en Twitter...