Cinco mitos sobre la vacuna contra la influenza
Cinco mitos sobre la vacuna contra la influenza

La influenza es un grave problema de salud que se esparce rápidamente entre la población y puede generar serias complicaciones respiratorias, incluso la muerte para los grupos de riesgo (niños, ancianos y personas con enfermedades crónicas). Uno de los principales métodos de prevención es la inoculación de vacunas. Sin embargo, muchas personas se niegan a aplicárselas debido a ciertas creencias y rumores. 

De acuerdo al doctor Julio Tresierra, colaborador de la campaña “Yo digo NO a la Influenza, existen algunos mitos alrededor de este tipo de vacuna que pueden desanimar y asustar a los pacientes.

1) Solo las personas que están dentro de los grupos de riesgo indicados deben vacunarse.

Es falso. La influenza puede atacar a cualquier persona sin importar su edad. Es por eso que todos deben estar vacunadas para evitar que el virus se propague.

2) Vacunarse solo una vez contra la influenza es suficiente.

Es falso. La vacunación es anual debido a que el virus cambia o muta constantemente, por lo que es importante inmunizarse con la medicación más reciente que contempla a los nuevos serotipos de este agente infeccioso.

3) Si uno se vacuna corre el riesgo de enfermarse de influenza.

Es falso. La vacuna te protege contra la influenza, que es una enfermedad viral respiratoria aguda. Sin embargo, no evita contagiarse de una gripe común.

4) Los efectos secundarios de la vacuna son peores que la misma influenza.

Es falso. Los efectos de la vacuna solo producen dolor en la zona de vacuna y fiebre leve. En cambio la enfermedad se manifiesta con fiebre alta (39Cº), malestar corporal, dolor de garganta, cansancio intenso, tos, dolor de cabeza intenso y puede presentar complicaciones severas e incluso la muerte.

5) Solo se contagian las personas con enfermedades crónicas

Es falso. Si bien ellos están dentro de los grupos de mayor riesgo, cualquier persona puede ser contagiada por esta enfermedad.