Confirman vínculo entre baja vitamina D y esclerosis múltiple
Confirman vínculo entre baja vitamina D y esclerosis múltiple

Un importante estudio genético confirmó el vínculo entre bajos niveles de y el alto riesgo de padecer , un hallazgo que según los expertos ayudará a mejorar los tratamientos y la prevención de esta enfermedad, informa la revista PLOS Medicine.

Estudios observacionales previos ya habían hallado una asociación entre los niveles de esta vitamina -que proviene de la luz solar y de algunos alimentos- y la esclerosis múltiple (EM), una enfermedad autoinmune que afecta los nervios cerebrales y de la médula espinal, y cuya causa y cura se desconocen.

Pero el problema con estos estudios es que no podían probar que la deficiencia de vitamina D causara EM. Tales observaciones podían ser apenas un indicio de que la gente enferma tiende a permanecer en casa y tomar menos sol.

Pero esta última investigación, liderada por Brent Richards de la Universidad McGill (Canadá), supera este obstáculo y analiza la asociación genética entre ambos factores en una población de 14.498 personas con EM y 24.091 individuos sanos.

Este estudio halló que las personas que tienen genéticamente bajos niveles de vitamina D enfrentan el doble de riesgo de padecer EM, un mal a menudo diagnosticado entre los 20 y los 50 años.

"Los resultados muestran que si un bebé nace con genes asociados a una deficiencia de vitamina D, tiene el doble de posibilidades que otros bebés de desarrollar EM de adulto", explicó Benjamin Jacobs, director del servicio de niños del hospital real ortopédico de Londres.

Jacobs, quien no estuvo involucrado en este estudio, describió este hallazgo como muy "importante".

"Esto podría ocurrir porque la deficiencia de vitamina D causa EM o bien porque hay otras interacciones genéticas complejas", consideró.

"Aún no sabemos si indicar vitamina D a niños y adultos sanos disminuirá su riesgo de desarrollar EM, pero actualmente se están realizando estudios clínicos para estudiar esto", añadió.

La esclerosis múltiple es una enfermedad crónica que afecta a unas 2,3 millones de personas en todo el mundo. Causa visión borrosa, entorpece el habla, provoca temblores, fatiga extrema, problemas de memoria, parálisis y ceguera.