Módulos Temas Día

Más en Ciencias

Conservas contaminadas: ¿Cuáles son los riesgos si las consumimos?

Sanipes alertó a los peruanos sobre productos de conservas chinas con parásitos llamados anisakis

Twitter

(Twitter: @SanipesPeru)

Este lote con parásitos contaban con el certificado sanitario de la Administración General de Supervisión de Calidad, Inspección y Cuarentena de la República Popular China. (Twitter: @SanipesPeru)

Hace unos días se supo que el Organismo Nacional de Sanidad Pesquera (Sanipes), adscrita al Ministerio de la Producción, advirtió a los peruanos sobre la presencia de gusanos parásitos (anisakis) en un lote de conservas de caballa en salsa de tomate. Recomendó no consumir estos productos provenientes de la empresa china Tropical Food Manufacturing (Ningbo) y comercializados por la marca Idelbueno.

"La alerta sanitaria a China se emitió dado que ese producto contaminado pone en riesgo la salud de los consumidores", detalla Sanipes.

El parásito se aloja a las paredes del intestino. (Video: YouTube)

A su vez, una de las situaciones que agrava más el tema en nuestro país es que más de 20 mil de estas latas iban a ser distribuidas a escolares de Qali Warma, en San Martín.

- ¿Qué es el anisakis? - 

Son los parásitos presentes en pescados crudos o poco cocinados que se alojan a las paredes del intestino y del estómago en un ser humano. Estos causan la enfermedad parasitaria anisakiasis, una intoxicación.

El gusano nematodo es redondo, pequeño, de hasta tres centímetros de longitud y menos de 0,1 milímetros de diámetro. Tiene un cuerpo no segmentado y de un color entre blanco y transparente.

El anisakis cuenta con cuatro fases de desarrollo, cada una con un hospedador distinto. Para el ser humano solo causa problemas de salud en la fase de la larva, que se puede encontrar en peces y calamares.

Estas son las fases del ciclo biológico del anisakis:

Fase de larva 1 (L1): está en el agua. No es infectivo para el hombre.

Fase de larva 2 (L2): parasita crustáceos. No es infectivo.

Fase de larva 3 (L3): parasita peces y cefalópodos. En esta fase sí puede resultar infectivo.

Fase adulta: en mamíferos marinos este se desarrolla hasta llegar a adulto. No es infectivo. Los adultos producen huevos que son expulsados al mar para reiniciar el ciclo.

- Calma -

El doctor Elmer Huerta, oncólogo y experto en salud pública, recomendó en su cuenta de Twitter no consumir los mencionados productos que contienen anisakis, pero tampoco asustarse si los ingirieron y no se produjo infección alguna.

“Pueden ocurrir reacciones alérgicas en personas previamente sensibilizadas (es decir que ya hayan comido el gusano antes) al comer pescado infectado enlatado. Si comió y no pasó nada, no asustarse pero no comer otra vez”, señaló.

 - ¿Qué síntomas nos pueden dar? -

La anisakidosis afecta al estómago y se manifiesta entre 1 y 12 horas tras comer pescado parasitado.

Esta enfermedad genera reacciones alérgicas, dolor abdominal, fiebre, náusea, vómitos, diarrea, erupción cutánea. Incluso, la complicación abdominal puede durar entre cinco y siete días.

En raras ocasiones, el gusano puede migrar fuera del tubo digestivo y generar complicaciones en la cavidad abdominal o torácica (pulmón, hígado u otros órganos). Es también extraño que el parásito ocasione una perforación intestinal o una peritonitis.

Según un informe del Comité Científico de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), el anisakis pueden producir también una reacción alérgica de tipo inmediato dando lugar a manifestaciones sistémicas que van desde la urticaria (sarpullido) o angioedema (hinchazón) hasta el choque anafiláctico (reacción alérgica aguda y potencialmente mortal).

La mayoría de casos de anisakiasis, que es causada por el consumo de pescado o marisco crudo, tienen su origen en Japón, pero se han encontrado cada vez más casos en los países occidentales, según un informe del British Medical Journal Case Reports.

LEE TAMBIÉN...

Tags Relacionados:

Anisakis

Conservas

Caballa

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías