Trabajadores de la salud revisan a un paciente en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) coronavirus Covid-19 en un hospital privado de Montevideo, Uruguay, el 20 de abril de 2021. (Foto de Pablo PORCIUNCULA / AFP).
Trabajadores de la salud revisan a un paciente en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) coronavirus Covid-19 en un hospital privado de Montevideo, Uruguay, el 20 de abril de 2021. (Foto de Pablo PORCIUNCULA / AFP).
Agencia AFP

Agencia de noticias

Los anticuerpos que se generan como respuesta frente a la infección por el SARS-CoV-2 perduran entre los seis y los doce meses después del contagio, protegen contra las diferentes variantes que circulan e incluso se potencian con las vacunas.

MIRA: COVID-19 | Menos tos y más secreción nasal: así son los síntomas de la variante Delta

Lo ha comprobado un equipo internacional de científicos liderado por el estadounidense Michel Nussenzweig, jefe del Laboratorio de Inmunología Molecular de la Universidad Rockefeller e investigador del Instituto Médico Howard Hughes, y los resultados aparecen publicados en la revista “Nature”.

Los investigadores han comprobado que los anticuerpos continúan evolucionando durante un periodo de 6 a 12 meses y que se potencian cuando la persona que sufrió la infección recibe la vacuna, por lo que han concluido que la inmunidad frente a el COVID-19 podría ser duradera.

MIRA: COVID-19 | Vacuna de alemana CureVac muestra una eficacia de tan solo el 47%

Nussenzweig y sus colegas analizaron, hasta llegar a esas conclusiones, las muestras de sangre de 63 personas que se habían recuperado del COVID-19 en el año anterior.

De ellas, 26 habían recibido ya al menos una dosis de las vacunas de Moderna o de Pfizer-BioNTech, y comprobaron que entre los 6 y los 12 meses después la gama de anticuerpos producidos había aumentado tanto en alcance como en potencia.

MIRA: Variante Lamba o C.37: lo que sabemos hasta ahora sobre el linaje del coronavirus

Posteriormente, cuando los individuos fueron vacunados, pasaron a producir anticuerpos “altamente eficaces” contra las diferentes variantes que circulan ya del SARS-CoV-2.

Un año después de la infección, la actividad neutralizadora contra todas las formas del virus incluidas en este estudio era menor entre las personas que no habían sido vacunadas que en las que sí lo habían sido.

Esto, según los resultados de la investigación, sugiere que la vacunación aumenta la inmunidad en quienes ya han padecido la enfermedad.

Los investigadores han apuntado además que si las células evolucionan de una manera similar en las personas vacunadas que no habían padecido la enfermedad, una vacuna “de refuerzo” programada de una forma adecuada podría ser capaz también de generar una inmunidad protectora contra las variantes del virus que circulan por el mundo.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RELACIONADO

Los genios detrás de las vacunas: los científicos que combatieron enfermedades a lo largo de la historia

TE PUEDE INTERESAR:

Síguenos en Twitter:

TAGS RELACIONADOS