Un paciente de COVID-19 es trasladado de Iquitos a la UCI del Hospital Rebagliati el setiembre de 2020. (Foto: ERNESTO BENAVIDES / AFP)
Un paciente de COVID-19 es trasladado de Iquitos a la UCI del Hospital Rebagliati el setiembre de 2020. (Foto: ERNESTO BENAVIDES / AFP)
/ ERNESTO BENAVIDES
Yerson Collave García

El país se encuentra en medio de un descenso importante de casos de que marca la última parte de la segunda ola de la pandemia, y ahora el Ministerio de Salud y diversos expertos están a la espera de una tercera ola. En tanto, los contagios se siguen dando y parte de las personas infectadas llegan a la unidad de cuidados intensivos (UCI).

MIRA: Tercera ola de COVID-19: ¿qué esperar para el país (y por qué la vacunación es tan importante)?

De acuerdo con la Sociedad Peruana de Medicina Intensiva (Sopemi), integrada por los médicos especialistas que atienden directamente a los pacientes en cuidados intensivos, ahora el 90% de las personas que ingresan a UCI son aquellas que no recibieron ninguna de las dos dosis de la vacuna contra el COVID-19.

A diferencia de la primera ola, cuando las vacunas no estaban disponibles, quienes ocupaban estas camas eran los adultos mayores, principalmente aquellos con comorbilidades que agravan el cuadro de COVID-19. El escenario fue cambiando con el avance de la campaña de vacunación durante la segunda ola y con la aparición de nuevas variantes del virus, dicen los expertos consultados por El Comercio.

MIRA: COVID-19 en niños | ¿Por qué es clave que los pequeños tengan todas sus vacunas al día?

Las cifras compartidas recientemente por la Sopemi muestran que en este momento el 50% de pacientes en UCI son menores de 50 años.

“Esto significa que las vacunas sí ayudan a reducir la mortalidad o enfermedad grave por COVID-19. El grueso de los pacientes que se encuentran en UCI son aquellos que no se han vacunado. En algunos casos les correspondía y no lo hicieron y, en otros, todavía no les toca por su grupo de edad”, le dijo Carlos Lescano, presidente de la referida asociación, a la televisión estatal.

MIRA: Vacuna COVID-19: ¿Qué cosas no puedo hacer luego de ser vacunado?

Estos son algunos de los datos difundidos por Sopemi:

Como explicamos en un , en estos casos es posible que las personas se infectaran en el lapso entre una y otra dosis, que haya habido un manejo inadecuado de los viales, entre otros motivos.

En diálogo con El Comercio, el médico Juan Celis, jefe del Departamento de Infectología del Hospital de Loreto, confirma que en dicha región sucede “lo mismo”: los pacientes que llegan a UCI son los no vacunados o lo que no completaron su esquema.

En esa línea, el doctor James Gutiérrez, médico infectólogo-internista y presidente de la Sociedad Peruana de Medicina Interna, nos dice que, “efectivamente, los casos más recientes de complicaciones y hospitalizaciones se dan en personas no vacunadas o en aquellas que solo han recibido la primera dosis”.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) también ha confirmado esta tendencia en América Latina y el Caribe, donde las naciones tienen diferentes niveles de cobertura vacunal contra el COVID-19.

“Es un escenario que se repite en algunos países de la región […] Aunque las personas vacunadas pueden infectarse, estas suelen ser asintomáticas o con síntomas leves”, explica a este Diario Sylvain Aldighieri, jefe de incidentes para COVID-19.

Un paciente COVID-19 en el Hospital Sabogal Sologuren en julio de 2020. (Foto: ERNESTO BENAVIDES / AFP)
Un paciente COVID-19 en el Hospital Sabogal Sologuren en julio de 2020. (Foto: ERNESTO BENAVIDES / AFP)
/ ERNESTO BENAVIDES

Es decir, los datos actuales muestran que las vacunas están cumpliendo su objetivo: evitar enfermedad grave, hospitalizaciones y muerte, lo que será clave para enfrentar una eventual tercera ola.

El país cuenta hoy con un total de 2.289 camas UCI, 1.598 de las cuales tienen el ventilador mecánico ocupado en este momento y 691 tienen ventilador disponible.

Camas UCI con ventiladores según entidad. (CDC-Minsa)
Camas UCI con ventiladores según entidad. (CDC-Minsa)

Vacunarse para protegerse y proteger a los demás

Hasta el momento, hay cerca de siete millones de personas con ambas dosis de la vacuna contra el COVID-19, lo que representa más del 20% de la población, y más del 7% está parcialmente vacunada. Estas cifras muestran que hay todavía un importante porcentaje que no ha recibido ninguna dosis, lo que deja un gran espacio, según los especialistas, para que se contagien y enfermen de gravedad principalmente los menores de 40 años. En su mayoría, la población considerada en mayor riesgo ya está inmunizada en este momento, aunque - de acuerdo con el Minsa- hay aún una brecha de 1,4 millones de personas mayores de 60 que no han completado sus dosis.

Por ello, la OPS/OMS, el Minsa y otras organizaciones han instado a que las personas inmunizadas sigan manteniendo las medidas de seguridad (uso de mascarillas, distancia social, etc.) para evitar la propagación del virus. Si bien la posibilidad de transmitir el virus disminuye cuando se está vacunado, cada vez surge más evidencia de que los inmunizados tienen un rol importante en la circulación del virus, principlamente con las nuevas variantes. Esto ha hecho que los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC), por ejemplo, cambien su postura sobre los inmunizados y recomienden que vuelvan a usar mascarillas ante el avance de la variante Delta.

Un estudio realizado por el Instituto Nacional de Salud, en colaboración con el Instituto de Evaluación de Tecnologías en Salud e Investigación (Ietsi) de Essalud y la UCSUR, mostró que la efectividad del esquema de la vacuna de Sinopharm para evitar infección (contagio) en trabajadores de salud fue de 50,4%. Pero ambas dosis son altamente efectivas para evitar muerte: 94%.

Una enfermera prepara una inyección con la vacuna de Pfizer. (Foto: CÉSAR BUENO @PHOTO.GEC)
Una enfermera prepara una inyección con la vacuna de Pfizer. (Foto: CÉSAR BUENO @PHOTO.GEC)

“Es importante reiterar que las vacunas disponibles actualmente son eficaces en la reducción de muertes, hospitalizaciones y complicaciones, pero no impiden la transmisión del virus; por lo cual seguirá circulando. De hecho, incluso los países que han registrado , como Chile, están presentando altos picos de contagio”, explica James Gutiérrez.

“En tanto haya una proporción importante de no vacunados o parcialmente vacunados, esas personas tendrán mayor riesgo de padecer COVID-19 grave y requerir manejo en unidades de cuidado intensivo. De allí la importancia de contar con la vacunación completa en la población objetivo”, afirma Sylvain Aldighieri.

Para el médico Percy Mayta-Tristán, director de Gestión de Proyectos y Promoción de la Investigación de la UCSUR, “lo que se ha visto en otras partes del mundo es que estas terceras olas por [la variante] Delta se han caracterizado por un crecimiento de casos, pero al haber entre 50 y 60% de vacunados, no hubo un crecimiento similar de muertes […] Entonces, hay que avanzar con la vacunación”.

VIDEO RELACIONADO

Sanamente: vacunas para adolescentes
Sanamente: vacunas para adolescentes

TE PUEDE INTERESAR:

Síguenos en Twitter:

NOTICIAS SUGERIDAS

Contenido GEC