(Foto: ThinkStock)
(Foto: ThinkStock)
Redacción EC

Un equipo de científicos ha descubierto que una mutación ocurrida en un gen hace 2 o 3 millones de años hace vulnerables a los humanos a , de acuerdo a un estudio publicado en la

El trabajo explica por qué los humanos son los únicos que presentan ataques cardíacos con alta frecuencia, a diferencia incluso de aquellos animales similares a los humanos como los chimpancés.

[]
[]

Esta mutación está relacionada a la aterosclerosis, una obstrucción de las arterias con depósitos de grasa. Este mal provoca problemas cardiovascular y accidentes cerebrovasculares, responsables de un tercio de las muertes en todo el mundo.

Los expertos explican que aproximadamente el 15% de ataques cardíacos ocurren en personas que no presentan ningún factor de riesgo, como el sedentarismo, la edad, diabetes, obesidad, tabaquismo o comer carnes rojas. Este porcentaje correspondería a esta mutación.

La investigación, liderada por el profesor Ajit Varki, de la Escuela de Medicina de la Universidad de California en San Diego, determinó que en nuestros ancestros una mutación genética inactivó un gen llamado CMAH, lo cual generó que no se podamos sintetizar moléculas llamadas ácidos siálicos, relacionada a los paros cardíacos.

En su trabajo, los autores modificaron genéticamente a ratones para que presentaran deficiencia en el ácido siálico y hallaron que estos presentaron aterosclerosis casi el doble de grave que en los ratones no modificados.

Dorian Haskard, profesor de medicina cardiovascular del Imperial College de Londres, matiza en The Guardian que "los cambios que se ven en un ratón pueden ser muy diferentes de los de un humano", por lo cual se deben tomar los resultados de este estudio con cautela.

Síguenos en Twitter: