De un dinosaurio aterrador a uno parecido a el avestruz
De un dinosaurio aterrador a uno parecido a el avestruz
Redacción EC

WASHINGTON (AP). Hace casi medio siglo, los científicos hallaron los huesos de dos poderosos brazos de en y creyeron haber descubierto un asesino aterrador, con garras enormes. Sin embargo, han encontrado el resto del dinosaurio y resulta que, muy por el contrario, es una criatura extravagante.

La enorme bestia probablemente tenía un andar bamboleante en dos patas, similar a los modernos. Medía cinco metros de altura y 11 metros de longitud, pesaba siete toneladas, tenía un pico de pato en la cabeza y una especie de joroba en el lomo. A eso se suma las garras asesinas, alguno que otro penacho de plumas y una boca desdentada. Para colmo, comía como una aspiradora gigantesca.

Es el Deinocheirus mirificus, que significa "manos terribles de aspecto singular". Vivía hace 70 millones de años, es un pariente ancestral de la avestruz y pertenece a la familia llamada Ornithomimosauria, o lagartos imitadores de aves, según explica el estudio publicado en la revista .

"Deinocheirus resultó ser uno de los dinosaurios más extravagantes que podíamos imaginar", dijo el autor principal del estudio, Yuong-Nam Lee, director del Museo Geológico de Daejeon (Corea del Sur).

En 1965, cuando los científicos hallaron los primeros huesos del antebrazo, de casi dos metros y medio, muchos pensaron en "una criatura que aterraría a la gente", dijo el especialista Thomas Holtz Jr, quien no participó del estudio. "Y ahora solo provocaría risas y sorpresa".

Según Lee, las caderas anchas y enormes pies indican que el Deinocheirus se desplazaba lentamente y alcanzó semejante tamaño probablemente para evitar servir de banquete a los grandes depredadores.

Tenía un pico capaz de comer plantas y una lengua enorme que creaba un efecto de succión para recoger alimentos del fondo de arroyos, lagos y lagunas, escribió Lee.

Al principio su equipo no pudo hallar un cráneo, pero un aviso de otro investigador les permitió obtenerlo en el mercado privado en