Marielena Velasco (26), Claudia Parisuaña, centro (23) y Melissa Medrano (26) hicieron su pasantía en el DIII-D, un reactor de fusión en San Diego, gracias al programa REPU. (Foto: Anthony Niño de Guzmán / El Comercio)
Marielena Velasco (26), Claudia Parisuaña, centro (23) y Melissa Medrano (26) hicieron su pasantía en el DIII-D, un reactor de fusión en San Diego, gracias al programa REPU. (Foto: Anthony Niño de Guzmán / El Comercio)
Bruno Ortiz Bisso

Periodista de Ciencia y Tecnología

bruno.ortiz@comercio.com.pe

Dos estudiaban Física; y una, Ingeniería de las Telecomunicaciones. Las tres cursaban los últimos ciclos de sus carreras en distintas universidad cuando se enteraron del programa Experiencias de Investigación para Estudiantes Peruanos de Pregrado (REPU, por sus siglas en inglés) y decidieron postular. 

Las tres fueron admitidas al programa de física, para una pasantía de tres meses en el DIII-D, uno de los más importantes del mundo. Marielena Velasco, de 26 años; Claudia Parisuaña, de 23; y Melissa Medrano, de 26, conversaron con El Comercio sobre la importancia de este tipo de programas para ampliar las alternativas de aquellos peruanos que se quieren dedicar a la investigación.

— ¿EN QUÉ CONSISTE REPU?
Claudia Parisuaña (CP): Es un programa creado por PhD peruanos que están en el extranjero y que detectaron que la mayor barrera para los científicos jóvenes del Perú era la desventaja en la que llegaban cuando tenían que postular a alguna universidad del extranjero, pues no tenían experiencia de pasantías en laboratorios importantes, sobre todo cuando lo que quieres estudiar no se enseña en el país. Entonces, crearon este programa que permite llevar a estos estudiantes a laboratorios importantes del mundo, a que aprendan cómo se hacen las cosas y empiecen a tener un mejor currículo.

Marielena Velasco (MV): Empezaron solo con biología y hoy hay también física, química, nanotecnología, ecología y el programa REPU Atix, que permite a estudiantes de provincia hacer pasantías en laboratorios importantes del Perú, como un paso previo. Es una pasantía de tres meses, de enero a marzo.

— ¿EN LO PROFESIONAL, QUÉ TANTO LES HA SERVIDO PARTICIPAR DE ESTA PASANTÍA?
CP: Trabajar en uno de los más importantes, versátiles e históricos del mundo claro que nos ha servido de mucho. Llegué con miedo de no rendir lo suficiente, de que iba a malograr algo. Pero luego me di cuenta de que al gustarte el tema te metes mucho y eso en ciencia es fundamental, pues no paras hasta entender algo. 

MV: El primer mes es de aprendizaje intenso, pues no vas a revisar libros, sino a trabajar en el experimento desde el primer día. En el segundo mes, empiezas a contribuir un poco más en la investigación asignada; y en el tercero, ya ves lo que has obtenido y hasta tienes la posibilidad de ser coautora de artículos científicos, lo que te sirve muchísimo para el currículo de investigador.

Melissa Medrano (MM): Lo más importante es darte cuenta del impacto de aprender en vivo con aparatos que solo conocías por las ilustraciones de los libros. Se trata de dar un sentido a lo que estudias. Si estudias solo para los exámenes, en algún momento te vas a cansar. Darte cuenta de lo maravillosa que es la aplicación de la ciencia es increíble, pues le da sentido a lo que estás estudiando, a todo. Cuando te codeas con gente de Princeton, del MIT o de la Laussane, te das cuenta de que no son gente de otro planeta, y que el conocimiento básico que comparten es el mismo. 

Marielena Velasco (26), Claudia Parisuaña, centro (23) y Melissa Medrano (26) hicieron su pasantía en el DIII-D, un reactor de fusión en San Diego, gracias al programa REPU. (Foto: Anthony Niño de Guzmán / El Comercio)
Marielena Velasco (26), Claudia Parisuaña, centro (23) y Melissa Medrano (26) hicieron su pasantía en el DIII-D, un reactor de fusión en San Diego, gracias al programa REPU. (Foto: Anthony Niño de Guzmán / El Comercio)

— ¿CUÁL ES LA PRINCIPAL ENSEÑANZA CON LA QUE SE QUEDAN TRAS ESTA EXPERIENCIA?
MM: Me quedó claro que se necesita mayor inversión en ciencias básicas, porque si no te acostumbrarás solo a comprar, conectar y hacer funcionar. Si se invierte más en las ciencias básicas, puedes crear productos. Esa es la tendencia mundial y si no se empieza a invertir, el Perú quedará más rezagado. 

CP: Este tipo de programas te abre el panorama, no solo porque tienes más oportunidades, sino que hay más campos para tu desarrollo.

LOS PERFILES

MARIELENA VELASCO. Ingeniera física – UNI. Sus planes inmediatos: Terminar su tesis sobre nanomateriales y luego postular a un posgrado sobre caracterización de plasma en el exterior.

Luego de su experiencia en el DIII-D, Marielena Velasco planea postular a un posgrado sobre caracterización de plasma en el exterior. (Foto: Anthony Niño de Guzmán / El Comercio)
Luego de su experiencia en el DIII-D, Marielena Velasco planea postular a un posgrado sobre caracterización de plasma en el exterior. (Foto: Anthony Niño de Guzmán / El Comercio)

MELISSA MEDRANO. Ing. de Telecomunicaciones – UPC. Sus planes inmediatos: Postular a un doctorado y luego regresar al país para enseñar lo aprendido.

Luego de hacer su pasantía de tres meses en el reactor de San Diego (EE.UU.), Melissa Medrano planea postular a un doctorado y luego regresar al país para enseñar lo aprendido. (Foto: Anthony Niño de Guzmán / El Comercio)
Luego de hacer su pasantía de tres meses en el reactor de San Diego (EE.UU.), Melissa Medrano planea postular a un doctorado y luego regresar al país para enseñar lo aprendido. (Foto: Anthony Niño de Guzmán / El Comercio)

CLAUDIA PARISUAÑA. Física – PUCP. Sus planes inmediatos: Postular a una maestría en fusión de plasma en Europa y luego de ello dedicarse exclusivamente a la investigación.

Claudia Parisuaña planea postular a una maestría a una universidad europea y seguir ligada a la física. (Foto: Anthony Niño de Guzmán / El Comercio)
Claudia Parisuaña planea postular a una maestría a una universidad europea y seguir ligada a la física. (Foto: Anthony Niño de Guzmán / El Comercio)