Epidemia de ébola es atribuida a una especie de murciélago
Epidemia de ébola es atribuida a una especie de murciélago
Redacción EC

Bonn (DPA). La erradicación del tipo de al que se atribuye la trasmisión del virus del en el oeste de no es una opción, dijo Andreas Streit, funcionario de Naciones Unidas.

"Estos sacrificios masivos no tendrían ningún sentido" porque no cambiarían en nada la situación actual, sostuvo el secretario ejecutivo del Eurobats, un acuerdo internacional vinculante administrado por el Programa de para el Medio Ambiente.

El megaquiróptero o murciélago de la fruta está considerado el portador del de ébola. Un estudio publicado en el "New England Journal of Medicine" indica que un niño de dos años pudo haber sido el primer infectado en esta epidemia. Sin embargo, se desconoce si lo hizo comiendo fruta contaminada.

Los expertos alemanes creen factible que un megaquiróptero haya podido estar al principio de la cadena de infección y barajan como opción que alguien se infectara al entrar en contacto con la carne cruda o la sangre de un ejemplar. Aseguraron que la carne asada de estos animales, de un tamaño mucho mayor que el murciélago normal, puede ser consumida sin problemas.

Streit teme que la erradicación sistemática de los megaquirópteros traiga consigo graves consecuencias para el ecosistema en el que juegan un papel central. Estos animales que se alimentan de frutas son polinizadores y propagadores de un gran espectro de semillas que podrían ser importantes a nivel económico para la región, explicó. "No se puede sustituir este papel en el ecosistema. Se dañaría seriamente la naturaleza".

Los virólogos descartaron que el virus se trasmita a través de los excrementos de los animales. Los megaquirópteros africanos tienen un cuerpo de hasta 23 centímetros de largo y pueden llegar a pesar 320 gramos y una envergadura de entre 70 y 80 centímetros.