Estudiarán los microbios que habitan en líneas de metro
Estudiarán los microbios que habitan en líneas de metro

BARCELONA. Científicos de distintas partes del mundo participan en el proyecto de investigación internacional Metasub, que pretende cartografiar el microbioma (conjunto de microorganismos) de los sistemas de transporte público de 54 ciudades, incluyendo Nueva York, Hong Kong, París, México DF, Sao Paulo o Barcelona.

Los científicos del Metasub ya salieron a recoger muestras en el metro de Barcelona y en el resto de ciudades para este proyecto, que tendrá una duración de cinco años.

Los científicos del Centro de Regulación Genómica (CRG) de Barcelona (noreste de España) participan en el proyecto no solo recogiendo y secuenciando muestras del metro de su ciudad, sino que también lideran el grupo de trabajo que ha mejorado y estandarizado los protocolos para procesarlas en los laboratorios.

El proyecto Metasub nació en el 2013 en Nueva York liderado por Christopher E. Mason en la Weill Cornell Medical (EE.UU.), y actualmente es un consorcio de laboratorios que pretende establecer un mapa mundial del ADN de los microbios presentes en el transporte público.

"El hecho de reunir a científicos de 54 ciudades en todo el mundo en una iniciativa realmente interdisciplinaria hace que este proyecto sea único", declaró el jefe de grupo en el CRG y coordinador del proyecto Metasub en Barcelona, Stephan Ossowski.

Metasub -añadió Ossowski- permitirá desarrollar nuevos estándares en el campo de la metagenómica y optimizar los métodos de investigación y visualización.

Según los científicos, los sistemas de transporte público representan medios, microbiomas y metagenomas urbanos únicos.

El microbioma constituye un elemento importante de nuestro ambiente. Y es que las bacterias dentro y sobre nuestro cuerpo superan las células humanas en una proporción de 10 a 1. Hasta el 36 % de las moléculas activas presentes en el torrente sanguíneo provienen del microbioma, y es un elemento clave para la salud humana.

Sin embargo, la forma en que los humanos interactúan y adquieren nuevas especies de bacterias depende del ambiente en el que se encuentren, del tipo de superficies que toquen, y del ambiente.

Esto, según los expertos, puede tener aún más relevancia en ambientes construidos y densos como las ciudades, donde se concentra la mayoría de la población (54%).
Los datos generados por el consorcio MetaSub servirán a urbanistas, responsables de salud pública y diseñadores pero también favorecerán el descubrimiento de nuevas especies, sistemas biológicos y clusters genéticos.

Según Ossowski, el proyecto permite abordar muchas preguntas, por ejemplo, cómo cambia el microbioma según el tiempo, el flujo de gente, la limpieza, o los materiales de su mobiliario.

También otras cuestiones relacionadas con la ciudad, como las diferencias entre barrios y distritos, su ubicación geográfica en relación al mar, el nivel socioeconómico de sus usuarios, etc.

Para ello, se han escogido un conjunto muy variado de estaciones, desde las más antiguas de la ciudad, a las más turísticas, o las que están próximas a hospitales, así como situadas en diferentes distritos y barrios para ilustrar la diversidad y la multiculturalidad de la ciudad. 

Fuente: EFE

TAGS RELACIONADOS