El que en horas de la noche tocará tierra en la costa oeste de México, se ha convertido en el más intenso que jamás se haya registrado en el océano Pacífico. Y también en el Atlántico.

De hecho, según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, Patricia es el huracán más fuerte jamás registrado en el hemisferio occidental.

Aunque eso no significa que vaya a ser el más destructivo: la todavía puede perder fuerza al momento de tocar tierra y mucho dependerá de su trayectoria y las medidas tomadas por las autoridades mexicanas para reducir los riesgos.

Por lo pronto, la tormenta alcanzó el jueves la categoría 5, la máxima de la escala Saffir-Simpson que mide la intensidad de estos fenómenos en el continente americano.

Para entender mejor la potencia de este huracán, lo comparamos con otros anteriores en la misma región, en el Atlántico y en el mundo.

Linda

Con vientos máximos sostenidos de hasta 325 Km/h y una presión central mínima de 880 milibares (o hectopascales, hPa), Patricia ya supera al huracán Linda, que se formó en el Pacífico en 1977.

Según el Servicio Meteorológico Nacional del Reino Unido, mejor conocido como Met, esta tormenta alcanzó el estatus de huracán en 36 horas y generó grandes olas en el suroeste de la costa mexicana.

Sus vientos alcanzaron los 295 Km/h y mantuvo la Categoría 5 por 42 horas.

Los efectos del huracán Patricia ya se están haciendo sentir en la costa mexicana. (AFP/Getty)

Si hubiese tocado tierra, en California, como se previó en un primer momento, se hubiere convertido en la tormenta más poderosa en la región desde 1939.

Rick

El récord anterior a Linda lo tenía el huracán Rick, que golpeó la región en 2009, según el Servicio Meteorológico Nacional de México.

Esta tormenta se desarrolló en el sur de la costa del Pacífico de México en 24 horas.

Rick mantuvo vientos máximos sostenidos de 285 Km/h y una presión de 906 hPa.

Pero al momento de tocar tierra ya se había degradado a la categoría de tormenta tropical.

Kenna

Antes de Rick fue Kenna.

Este huracán, el número 16 de la temporada de en el Pacífico Oriental de 2002, pasó de ser una tormenta tropical a un huracán de categoría 5 en menos de 48 horas.

Los vientos de Kenna alcanzaron una velocidad sostenida de 270 Km/h y una presión de 913 hPa.

El huracán azotó la costa oeste de México y tocó tierra como un Categoría 4, causando daños por más de 100 millones de dólares.

Más que Allen y Wilma

Patricia ya superó también al huracán Allen, que con vientos de 305 Km/h tenía ese récord en el océano Atlántico.

Allen causó casi 300 muertos en Haití en 1980 y también afectó severamente al estado de Texas, en EE.UU.

Y también sobrepasa cómodamente a Wilma, al que la Met califica como el huracán más intenso jamás registrado en este océano.

Wilma registró vientos sostenidos de 295 Km/h y una presión central mínima de 882 hPa cuando azotó la costa del Caribe atlántico en 2005.

El huracán Wilma se produjo en 2005, durante la temporada más activa de la historia. (Foto: Getty)

Las zonas que resultaron más afectadas por Wilma en fueron la península de Yucatán en México, Cuba y el sur de Florida, en Estados Unidos.

Wilma fue una de las 28 tormentas que se desarrollaron en 2005, la temporada más activa de huracanes de la historia.

Comparable a Haiyan

En opinión de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), la magnitud de Patricia es equiparable a la del tifón Haiyan, que tuvo lugar en 2013 en Filipinas.

Cerca de 10.000 personas murieron por este tifón que atravesó las islas, causando violentas tormentas y destruyendo localidades enteras.

Más de 4 millones de personas fueron desplazadas por Haiyan, que llegó a registrar vientos sostenidos de 315 Km/h.

Huracanes, ciclones y tifones son todos expresiones del mismo fenómeno atmosférico, pero reciben diferentes nombres en dependencia del lugar de su formación.

(Foto: NOAA/BBC)

Los huracanes, como Patricia, se forman al este de la línea Internacional de Tiempo. Ciclones y tifones se forman al oeste de la misma.

¿Nuevo récord?

Y, para contextualizar a Patricia en términos globales, la presión más baja alcanzada por un ciclón tropical fue de 870 hPa.

Este récord lo alcanzó el tifón Tip, que se desarrolló cerca de Pohnpei, Micronesia, una región de Oceanía que comprende los archipiélagos del oeste del océano Pacífico.

La mayoría de los ciclones tropicales alcanzan su momento de mayor intensidad sobre el océano. Luego pueden disiparse en el mar sin llegar a tocar tierra o si lo hacen es con mucha menor intensidad.

Pero está previsto que el huracán Patricia alcance el continente en breve, con lo cual si se produce una reducción de su intensidad, esta será mínima, explica la Met en su blog.

Por otra parte, añade, la información disponible desde 1949 indica que la costa del Pacífico mexicano nunca fue golpeada por un huracán de categoría 5, con lo cual, es muy posible que en unas horas Patricia establezca un nuevo récord.

Cerca de 10.000 personas murieron en el tifón Haiyan. (Foto: AFP)

Entendiendo las categorías

La escala de Saffir-Simpson fue creada para medir la fuerza de los huracanes en el continente americano y se utiliza cada vez más para categorizar ciclones y tifones, aunque algunas regiones utilizan otras escalas.

La categoría nos da una indicación de los daños que puede causar.

Categoría 5 (más de 250 km/h)

Edificios seriamente dañados

Inundaciones importantes ya lejos de la costa

Crecida: superior a 5,5 metros más de lo normal

Categoría 4 (entre 210 km/h y 249 km/h)

Algunos tejados completamente destruidos

Daños estructurales importantes en las casas

Crecida: entre 4 metros y 5,5 más delo normal

Categoría 3 (entre 178 km/h y 209 km/h)

Casas dañadas

Severas inundaciones

Crecida: entre 2,5 metros y 3,7 más de lo normal)

Categoría 2 (entre 154 km/h y 177 km/h)

Daños en los techos

Daños en algunos árboles

Crecida: entre 1,8 metros y 2,4 metros más de lo normal

Categoría 1 (entre 119 km por hora y 153 km/h)

Inundaciones menores

Daños estructurales leves

Crecida: entre 1,2 metros y 1,5 metros más de lo normal