La depresión debe ser tratada por un profesional. (Pixabay)
La depresión debe ser tratada por un profesional. (Pixabay)
Redacción EC

Un estudio del del Instituto Nacional de Salud Metal (INSM) del Ministerio de Salud evidenció un aumento significativo de los trastornos mentales y desveló que la depresión es el cuadro clínico más frecuente de los adolescentes de Lima, ya que afecta al 31,5 % de ellos.

MIRA: COVID-19: “Es un daño a la salud pública que alguien se aplique por su cuenta más de dos dosis”

Además, estima que la violencia psicológica afectó al 40,7 % de los adolescentes, al 34 % de niños entre 6 y 11 años y el 25 % en menores de 1.5 y 5.

Asimismo, destacó el miedo a separarse de una figura de apego, que predomina en el 42,4 % de los niños entre 6 y 11 años de edad.

MIRA: COVID-19 | Seis mil millones de dosis de vacunas se han administrado en todo el mundo

Las agresiones a niños y adolescentes y las conductas violentas intrafamiliares en Lima Metropolitana repuntaron en un 50 % durante la pandemia del coronavirus, reveló el estudio epidemiológico.

En concreto, la investigación señaló que, desde marzo de 2020 hasta la fecha, el 60,3 % de los niños entre 6 y 11 años de la capital peruana ha sido víctima de conductas de maltrato físico por parte de sus cuidadores, un porcentaje que se sitúa en el 44,4 % en edades de 1.5 a 5 y en el 59,3 % en adolescentes.

MIRA: Hallan un virus muy similar al del COVID-19 en murciélagos de Laos

Al respecto, el doctor Humberto Castillo Martell, director general del INSM, resaltó en un comunicado la necesidad de fortalecer las políticas de prevención como la presencialidad saludable y progresiva en el ámbito escolar, así como impulsar la reforma de servicios de salud mental del país.

Por su parte, el psiquiatra Rolando Pomalima, responsable de la Dirección de Investigación, Docencia y Atención Especializada de Niños y Adolescentes del INSM, subrayó que el estudio demostró que “los progenitores, tensionados durante la pandemia, perciben la conducta del niño como estresante” y eso conlleva a conductas violentas que atemorizan a los menores y afectan su normal desarrollo.

En este sentido, exhortó a estar alerta y buscar ayuda profesional ante síntomas de depresión y ansiedad en los menores y sugirió a los cuidadores potenciar la comunicación, la escucha activa y el diálogo con los niños y adolescentes para promover el acercamiento con ellos.

La investigación del INSM para conocer el impacto del COVID-19 en la salud mental de la población infantil limeña se realizó en una muestra de 1.537 niños y adolescentes entre edades de 1.5 a 18 años.

Con información de EFE

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RELACIONADO

Ocho de cada 10 atenciones en menores presentan problemas de conducta
Psiquiatra de hospital Almenara dijo que los padres no deben etiquetarlos como un “rebelde sin causa”, “un caso perdido” o “chico problema”.

TE PUEDE INTERESAR:

Síguenos en Twitter:

TAGS RELACIONADOS