“Latinoamérica tendrá un banco de 9.000 muestras genéticas”
“Latinoamérica tendrá un banco de 9.000 muestras genéticas”
Redacción EC

SANDRO MEDINA TOVAR 

Consorcio para el Análisis de la Diversidad y Evolución Latinoamericana (Candela) es el nombre de un proyecto multinacional que tiene como propósito principal crear un banco de información genética y fenotípica de la población mestiza de América Latina.

Participan Argentina, Brasil, Colombia, Chile, México y Perú. “Cada uno de estos países debe recolectar un mínimo de 1.500 muestras de hombres y mujeres, de 18 a 40 años de edad, para que la información procesada sea la más representativa de cada país”, señaló a El Comercio Giovanni Poletti, investigador del Departamento de Ciencias Naturales y Moleculares de la Universidad Peruana Cayetano Heredia.

Informó que en nuestro país han conseguido poco más de mil voluntarios y esperan que en los próximos meses completar la cifra requerida cuyos primeros resultados se darían a conocer en el mes de junio.

En tanto, el financiamiento y apoyo para la realización de este estudio lo reciben de la mencionada universidad, Leverhulme Trust y el Biotechnological and Biological Science Research Council del Reino Unido así como las empresas peruanas como Cipsa (Corporación de Industrias Plásticas SA), ASIX, la Pontifica Universidad Católica del Perú y los organizadores del evento TEDxTukuy.

¿Qué tipo de análisis realizan a las personas voluntarias?

Lo que hacemos es tomar una muestra de sangre y tras realizar un análisis de sus células, hacemos un secuenciamiento genético. También le tomamos fotografías de la cabeza en 180 grados. Requerimos además mediciones de antropometría física como, por ejemplo, el tamaño de la boca, la distancia que hay entre el tabique nasal y el mentón, la circunferencia de la cabeza, entre otras características. Mientras que el color de la piel lo medimos con un instrumento que permite determinar la cantidad de melanina que posee.

En cuanto al Perú, ¿qué los impulsó para formar parte de este proyecto?

Junto a la doctora Carla Gallo estamos interesados en el tema de las enfermedades mentales. En Colombia están centrado en la parte forense, mientras que a Brasil le interesa el campo de enfermedades como la diabetes. Sin duda, tendremos una gran cantidad de datos. Cada país aportará un promedio de 1.500 voluntarios y ayudaremos a la humanidad en diferentes niveles. Se está creando un banco de 9.000 muestras latinoamericanas.

¿Desde cuándo vienen recolectando este tipo de información y de qué zonas del país? 

Lo hacemos desde el 2011, aunque ya tenemos más años involucrados en el área de genéticas de poblaciones. No estamos yendo a diferentes partes del Perú a solicitar las muestras, sino más bien nos hemos concentrado en Lima, porque al final esta ciudad concentra una gran cantidad de personas que han migrado en las últimas décadas.

¿Qué harán con toda esta data?

 Trataremos de correlacionar los datos que encontramos en el fenotipo (rasgos físicos) y genotipo (información genética) de las personas. Vamos a conocer la mixtura genética en Latinoamérica y a través del proyecto Candela se van a generar herramientas clínicas para un futuro, es decir, podremos conocer cómo una persona con un determinado gen va a responder a ciertos medicamentos. Esta data también servirá para la medicina forense, con la cual se podrá identificar el origen de una persona sin necesidad de tanto estudio.
 

Entonces ¿se podrá contar con “medicamentos a la medida”?

Trataremos de entender y comprender por qué en una población hay más predisposición a ciertas enfermedades y por qué ciertos medicamentos no funcionan tan bien en un determinado grupo. Y es que el futuro de la medicina es fabricar medicamento a la medida. Finalmente, todo este gran proyecto fue a iniciativa del colombiano Andrés Ruiz-Linares, experto en el estudio de la evolución del hombre de Latinoamérica.