Módulos Temas Día

Más en Ciencias

LIGO: el talento colectivo de los que siempre creyeron en Einstein

Einstein predijo en 1915 las ondas gravitacionales pero su hallazgo en 2016 ha causado gran conmoción en la comunidad científica mundial 

LIGO

La Colaboración Científica LIGO está conformada por científicos de 18 países (Foto: EFE)

Científicos de 18 países participaron en este proyecto. (Foto: EFE)

EFE

El 11 de febrero de 2016 se anunció la detección de las ondas gravitacionales, una revolución en la física que llegó un siglo después de otra revolución, cuando Albert Einstein las predijo. Hoy, el Premio Princesa de Asturias recayó en el proyecto que lo logró, LIGO, y en algunos de sus impulsores.

La unión de investigadores de dieciocho países en la "Colaboración Científica LIGO" (LSC, por sus siglas en inglés) y tres de los físicos que la inspiraron, Rainer Weiss, Kip S. Thorne y Barry C. Barish, fueron galardonados con este premio en la categoría de Investigación Científica y Técnica, por responder a uno de los desafíos más importantes de la física en toda su historia.

Einstein descubrió en su Teoría de la Relatividad General que los objetos que se mueven en el Universo producen ondulaciones en el espacio-tiempo y que estas se propagan por el espacio. Predecía así las ondas gravitacionales, aunque demostrar de manera directa su existencia era el último reto pendiente de la Relatividad.

Durante décadas los astrónomos acumularon evidencias claras de que las ondas gravitacionales podían existir, pero no ha sido hasta ahora cuando se detectaron, gracias al observatorio estadounidense de interferometría láser, LIGO.

El anuncio del descubrimiento fue en febrero de 2016 pero se detectaron en septiembre de un año antes.

LIGO ha vuelto a detectar dos veces más las ondas gravitacionales, hazaña en su día elegida por la revista Science como el descubrimiento de 2016.

Pero antes ha habido un trabajo de cientos de investigadores detrás, entre ellos el físico estadounidense nacido en Alemania Rainer Weiss (Berlín, 1932), inventor de la técnica interferométrica láser en la que se basa el LIGO.

Sentó las bases para este proyecto, a principios de los setenta, al detallar cómo debería un interferómetro distinguir las ondas gravitacionales del ruido de fondo.

Weiss, quien en su día se preguntó "cómo pudo Einstein saber esto" y aseguró que le hubiera encantado enseñarle los datos de la primera detección, estudió Física en el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts), donde se licenció en 1955 y se doctoró en 1962.

Es miembro de la Academia Americana para el Avance de la Ciencia y tiene entre otros reconocimientos el "NASA Achievement Award".

Kip S. Thorne (Logan, Utah, 1940) se licenció en Física en el Caltech (Instituto Tecnológico de California) en 1962 y se doctoró en Princeton en 1965.

Un año después regresó como investigador al Caltech, donde ha desarrollado toda su carrera (también como docente), según una nota de la Fundación Princesa de Asturias.

Aprendió ruso para poder conocer el trabajo que desarrollaban los físicos soviéticos en los campos de la astrofísica y la relatividad, y formó parte del Comité de Cooperación en Física entre EEUU y la Unión Soviética a finales de los 70.

Cofundador del observatorio LIGO, al igual que Weiss, Thorne dirigió su comité director entre 1984 y 1987.

En 2009 comenzó a colaborar en actividades para divulgar la ciencia: participó en la película Interestelar de Christopher Nolan (2014), de la que fue productor ejecutivo y responsable científico. Después publicó un libro con el contenido científico del filme.

Barry C. Barish (Omaha, Nebraska, 1936) estudió Física en la Universidad de California en Berkeley, donde se licenció en 1957 y se doctoró en Física Experimental de Partículas en 1962; en 1966 comenzó a trabajar en el Caltec.

Después de varios años centrado en el estudio de los neutrinos, se convirtió en 1994 en el investigador principal de LIGO; fue director del Laboratorio LIGO de 1997 a 2006.

Lideró los esfuerzos que condujeron a las etapas del diseño final, la aprobación de la financiación por parte de la Fundación Nacional de Ciencias de EEUU, así como la construcción de los interferómetros de LIGO.

Barish creó en 1997 la Colaboración Científica LIGO (LSC), que actualmente está formada por 1.167 científicos del campo de la física y ha sido reconocida también este año.

La LSC desarrolla la investigación de LIGO, el mayor observatorio de ondas gravitacionales y uno de los experimentos físicos más sofisticados del mundo. Está formado por dos enormes interferómetros láser situados a más de 3.000 kilómetros de distancia entre sí, uno en Livingston (Luisiana) y otro en Hanford (Washington).

(Fuente: EFE)

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías