Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Ciencias

Octógonos de Advertencia | "Hacia un Perú sin obesidad"

Desde hoy, los productos procesados, ultraprocesados y las bebidas azucaradas deberán tener el etiquetado octogonal de advertencia.

Ley de alimentación saludable

La responsabilidad de la implementación completa de la ley recae ahora en el Ministerio de Salud. (Foto: Colegio de Nutricionistas del Perú)

El Comercio

Dos recientes, grandes estudios europeos, publicados en la revista “BMJ”, concluyen que aquellos adultos cuya dieta incluye alimentos ultraprocesados y bebidas azucaradas artificiales –tales como helados, gaseosas y hamburguesas– son más propensos a desarrollar enfermedades del corazón y sufrir muerte prematura, en comparación con personas que consumen dietas más saludables.

El primer estudio, hecho en Francia y llamado “NutriNet- Santé”, demostró que los que tuvieron un aumento del 10% en el consumo de alimentos ultraprocesados y bebidas azucaradas artificiales, presentaron un riesgo de 11% a 13% mayor de desarrollar enfermedad de las arterias coronarias, presión arterial elevada y derrames cerebrales.

-[¿Por qué el síndrome de Guillain-Barré es un mal que engaña al cuerpo?]

-[La confianza en las noticias de salud]

En el segundo estudio – titulado “Seguimiento de la Universidad de Navarra”–, aquellas personas que consumieron más de cuatro porciones diarias de alimentos ultraprocesados y bebidas azucaradas artificiales tuvieron 62% mayor riesgo de morir en los diez años que duró el estudio, comparados con los adultos que tuvieron una dieta con menos de dos porciones diarias de ese tipo de alimentos y bebidas.

En tanto, una investigación de la Universidad de Harvard, publicada la semana pasada, encontró que, durante un período de ocho años de observación, personas adultas que consumieron media porción diaria de carnes procesadas (jamonadas, mortadelas,salchichas, entre otros) tuvieron un 13% de mayor riesgo de morir por diversas causas.

Como lo afirma un editorial que acompaña a los artículos europeos, estos hallazgos refuerzan el concepto de que el consumo indiscriminado de alimentos ultraprocesados y bebidas azucaradas artificiales no es saludable. Dicen, además los editorialistas, que “en las últimas décadas el volumen de productos procesados industrialmente en el suministro mundial de alimentos ha aumentado”, y concluyen que “esta tendencia ha coincidido con un aumento en la prevalencia de obesidad y enfermedades no transmisibles en muchos países”.

—Manos a la obra—

En ese contexto, hoy es una fecha de suma importancia para la salud pública en el Perú: a partir de hoy, todos los alimentos procesados, ultraprocesados y bebidas azucaradas tendrán que llevar etiquetas octogonales que informen –con un solo golpe de vista– si esos productos tienen un exceso de sal, azúcar, grasas saturadas o tienen presencia de grasas trans. Dado que ya algunos miembros responsables de la industria han empezado a mostrar los octógonos de advertencia en sus productos, es interesante constatar la reacción de sorpresa de muchas personas, que no sabían lo que estaban consumiendo.

El próximo paso, como ya sucede en Chile, que nos lleva casi cuatro años de ventaja, es que la industria fabrique productos más saludables. Esa medida adquiere mayor importancia cuando se considera el último reporte del Instituto Nacional de Estadística e Informática(INEI), que muestra que en el 2018 el 60% de los peruanos tenía ya sobrepeso u obesidad, la cifra más alta registrada hasta ahora.

En otras palabras, el Perú se está convirtiendo progresivamente –desde los últimos 25años– en un país de gordos.

Tampoco debemos olvidar que los octógonos de advertencia no son más que uno de los componentes de la regulación del sistema de publicidad y mercadeo de alimentos procesados en el país.

Los otros –regulación de la publicidad en los medios de comunicación y prohibición de mensajes engañosos a niños– ya están en marcha.

Asimismo, recordemos que la regulación de la publicidad y mercadeo de alimentos procesados es uno de los cinco componentes de la Ley de Alimentación Saludable, la cual incluye educación en nutrición escolar, actividad física en las escuelas, implementación y mantenimiento de un sistema de vigilancia de obesidad infantil en el Perú (observatorio) y la implementación de quioscos escolares saludables.

Todos esos componentes –con la excepción de la implementación del observatorio de obesidad– están ya en marcha. Los quioscos escolares han sido designados entornos saludables, lo que significa que en ellos solo deben venderse productos que no tengan octógonos de advertencia.

También debe destacarse que el Perú ya cuenta –luego de 26 años de retraso– con “Guías alimentarias para la población peruana”, documento que pone la cereza sobre el pastel al entramado legal y regulatorio anteriormente descrito. Elaborado por el Centro Nacional de Alimentación y Nutrición (Cenan) del Instituto Nacional de Salud (INS), las guías tienen un objetivo muy simple y claro: enseñar al ciudadano cómo debe ser una alimentación saludable “a la peruana”.

—Corolario—

No hay duda –desde el punto de vista científico– que el consumo indiscriminado de alimentos procesados, ultraprocesados y bebidas artificialmente azucaradas es nocivo para la salud y contribuye al desarrollo de obesidad y muerte prematura.

El tinglado legal y regulatorio de la alimentación saludable ha sido completado en el Perú, y llama la atención la modificación al reglamento de la ley, publicada la semana pasada, dándoles plazo de un año a los bodegueros para vender productos sin octógonos. Eso es consecuencia de la desidia de algunos irresponsables miembros de la industria de alimentos, quienes –a pesar de saber que el plazo empezaba el 17 de junio– dejaron para último momento la impresión de los octógonos y pusieron en peligro el negocio de los bodegueros.

De seguir así, el Perú está en buen camino para evitar el oprobio de convertirse en otra nación gorda de América Latina. Al respecto, saludamos que Essalud y el Ejército peruano solo venderán alimentos sin octógonos en sus dependencias.

La responsabilidad de la implementación completa de la ley recae ahora en el Ministerio de Salud, que tendrá que hilar muy fino para que el trabajo de tantos años y de tantas organizaciones no caiga en saco roto.


Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada