Contrabando de cigarros generaría pérdidas por US$12 millones
Contrabando de cigarros generaría pérdidas por US$12 millones
Redacción EC

 

PARÍS. Un equipo científico escocés estudió la eficacia de un original método contra el consumo de tabaco: la distribución de bonos de compra para motivar a las mujeres embarazadas a dejar de fumar.

Publicado en la revista médica británica “British Medical Journal”, este estudio, realizado por investigadores de las universidades escocesas de Glasgow y Stirling, involucró a 612 mujeres embarazadas y fumadoras residentes en la primera de estas ciudades.

Se le ofreció a la mitad de ellas bonos de compra por un valor máximo de 400 libras esterlinas (unos US$600) por participante para incitarlas a .

Un primer bono por 50 libras (unos US$74) fue entregado a quienes aceptaron participar en una reunión con un profesional con el objetivo de fijar una fecha para dejar de fumar.

Otro bono esperaba para quienes lograran no fumar durante cuatro semanas, luego otro de 100 libras (US$150) para las que llegaran a las 12 de abstinencia, y finalmente otro más de 200 libras (US$300) para un periodo de 34-38 semanas sin tocar un .

Para controlar que las participantes en este estudio dejaban efectivamente de fumar se realizaron análisis sobre muestras de saliva u orina.

"Muchas más" mujeres a las que se les prometieron estos bonos de compra lograron dejar de fumar que entre las cuales no tenían ningún incentivo financiero.

El 23% de las mujeres del primer grupo lograron dejar de fumar durante ese periodo, contra sólo 9% de las que no recibieron ninguna compensación económica.

Un año después del comienzo de esta experiencia, "15% de las mujeres con incentivos financieros continuaban haciendo abstinencia del tabaco, contra solamente 4%" en el otro grupo, según un comunicado de “BMJ”.

La mayoría de las mujeres que participaron en este estudio provenían de medios pobres, pero la idea de un incentivo financiero "parece funcionar" en todas las categorías sociales, explicó a la AFP David Tappin de la universidad de Glasgow, coautor del estudio.

Este método requeriría una inversión relativamente elevada, pero seguramente menor que los costos globales que provocan los efectos nocivos del tabaco sobre los fetos y recién nacidos, según consideran los investigadores. Se calcula en unos 5.000 el número de abortos espontáneos anuales atribuidos al en el Reino Unido.

Fuente: AFP