(Foto: BBC Mundo)
BBC News Mundo

Servicio de noticias

El trabajo en esta fábrica de la empresa que hace los OpenPlus en Shenzhen, en el sur de , tiene un ritmo frenético.

Sus líneas de producción son operadas principalmente por humanos y existen muy pocas zonas automatizadas.

En ellas se construye el T5, su último modelo de celular inteligente, lanzado en el país en junio de este año (llegó a otros países el 16 de noviembre).

Carl Pei, uno de los fundadores de la empresa, le contó a la BBC que "hacer desde China un producto tan complejo como teléfonos inteligentes no les permitió probarlos en cada país en donde los vendieron".

La compañía vende sus productos en 43 países de todo el mundo. La empresa se ha visto envuelta en varios escándalos y llegó a ser prohibida en India por motivos de plagio.

Desde su lanzamiento, en diciembre de 2013, han fabricado siete modelos distintos de celular.

Hacia el año 2015 ya había superado los 900 empleados y había vendido más de un millón y medio de smartphones a nivel internacional.

Su último teléfono, T5 tiene un precio de US$499, casi el doble que el primero que lanzó al mercado, el OnePlus One, que costaba US$299 y se vendía solo por invitación.

TAGS RELACIONADOS