Módulos Temas Día

Más en Ciencias

“Sin mirar al pasado no sabríamos cómo funciona el planeta”

El paleontólogo Sebastián Apesteguía señala que los hallazgos hechos en esta parte del mundo no tienen la misma repercusión que si lo hacen científicos de EE.UU.

Sebastián Apesteguía

Sebastián Apesteguía lideró un equipo de investigadores que halló en Sucre (Bolivia), en el 2016, la huella de 1,5 metros de un terópodo Abelisaurio, una de las más grandes conocidas. (EFE)

Sebastián Apesteguía lideró un equipo de investigadores que halló en Sucre (Bolivia), en el 2016, la huella de 1,5 metros de un terópodo Abelisaurio, una de las más grandes conocidas. (EFE)


Con casi 50 expediciones a cuestas en Sudamérica, en EE.UU. y Europa, Sebastián Apesteguía volvió a captar la atención de los medios tras el hallazgo de un nuevo tipo de dinosaurio carnívoro en Argentina. El Comercio conversó con él sobre la importancia de la paleontología y sobre nuevos restos hallados en Sudamérica.


—¿CÓMO NACE SU INTERÉS POR LAS CIENCIAS Y POR LOS DINOSAURIOS?
Estuve interesado siempre; a los 6 años me encantaban los dinosaurios. Eso sí, me gustaba ver documentales como los de Jacques Cousteau.


—¿ES CIERTO QUE FUE CON SUS COMPAÑEROS DEL MUSEO A VER “JURASSIC PARK” Y NO PUDO TERMINAR DE VERLA PORQUE SE EMOCIONÓ DEMASIADO?
Sí. Sobre todo en la parte donde aparece el braquiosaurio. Recién pude verlo la segunda vez que vi la película. 




—¿LOS DINOSAURIOS ABUNDARON SOLO EN ARGENTINA O EN TODA SUDAMÉRICA?
Los dinosaurios vivieron en todas partes, pero no en todas partes se preservaron. Y de los sitios donde se preservaron, debe haber interés en encontrarlos y estudiarlos. A pesar de que, por ejemplo, se conocen dinosaurios de Argentina desde 1893, no fue hasta los ochenta en que hubo interés en hallarlos y la decisión política de fortalecer las ciencias. En nuestra región tenemos un muestrario de todas las épocas tanto anteriores, coetáneas y posteriores a los dinosaurios.


—¿CÓMO FUE EL DESCUBRIMIENTO DEL ‘GUALICHO SHINYAE’ EN EL 2016?
En el 2007, en un convenio con el Dr. Peter Makovicky, del Field Museum de Chicago, hicimos una expedición conjunta con el fin de buscar y colectar aquellos restos y los que aparecieran. Tras un mes de trabajo se hallaron dos esqueletos de dinosaurios herbívoros y excrementos fosilizados de dinosaurios. La jefa de técnicos del Field Museum, Akiko Shinya, halló el 13 de febrero el esqueleto casi completo de un dinosaurio carnívoro. Pocos días después, uno de los dos vehículos volcó y, aunque sin daños humanos graves, la campaña debió interrumpirse y el dinosaurio no pudo ser colectado. Se le cubrió con yeso para protegerlo. En la temporada siguiente, nuevas autoridades provinciales impidieron continuar los trabajos y finalmente el dinosaurio desapareció. Tiempo después se supo que había sido colectado por personal del Museo Patagónico de Ciencias Naturales. El espécimen fue preparado y mucho tiempo transcurrió, además de problemas diversos, incluyendo cambio de autoridades, hasta que pudo ser estudiado. 



“Los dinosaurios vivieron en todas partes del mundo, pero no en todas partes se preservaron”.


—¿Y POR QUÉ LE PUSIERON ‘GUALICHO’, QUE HACE REFERENCIA A LA MALA SUERTE?
En este caso refiere a las enormes dificultades que sorteamos para recobrar el esqueleto hallado y también honra a la antigua diosa Watsiltsüm de los tehuelches del norte (o Gennakenna), considerada la dueña de los animales y del viento, y materializada en los remolinos de polvo de la estepa; pero que hoy representa a la mala suerte o una maldición. El segundo nombre, el de la especie, honra a Akiko Shinya, por sus numerosas contribuciones paleontológicas. 


— ¿LOS HALLAZGOS PALEONTOLÓGICOS HECHOS EN ESTA PARTE DEL MUNDO TIENEN LA MISMA REPERCUSIÓN QUE OTROS?
No, no la tienen. Cuando se dan colaboraciones entre científicos, los medios estadounidenses solo mencionan a los autores de ese país.


—¿QUÉ LE DIRÍA A QUIENES CONSIDERAN QUE LA PALEONTOLOGÍA NO SIRVE?
Son los mismos que pensarían eso de la historia o de cualquier rama de ciencias básicas, y se siguen sorprendiendo cuando alguien halla soluciones antiguas a problemas actuales. Sin mirar al pasado o pensar en ciencias no aplicadas no habríamos llegado a pensar en los problemas del cambio climático, ni a entender cómo funciona nuestro planeta y las cosas que pueden ocurrirle.




—¿Y A QUIENES DICEN QUE INVERTIR EN CIENCIA ES PERDER DINERO?
Les respondería lo que dijo el general San Martín: “La biblioteca destinada a la educación universal es más poderosa que nuestros ejércitos”.


—¿CONSIDERA QUE EN LA ACTUALIDAD ES BUENA DECISIÓN PARA UN JOVEN DEDICARSE A LA PALEONTOLOGÍA EN NUESTRA REGIÓN? ALGUNA VEZ OPINÓ SOBRE LA POCA ATENCIÓN DE LOS MEDIOS QUE RECIBEN, POR EJEMPLO, LOS MICROPALEONTÓLOGOS…
Siempre va a tener más marketing un dinosaurio que un foraminífero [organismos unicelulares], y los estudiantes van a preferir dedicarse a eso. Sin embargo, la información de foraminíferos y ostrácodos [crustáceos microscópicos] permiten el uso de paleontología aplicada a la explotación de petróleo, así que es muy importante.




—MUCHOS, PARTICULARMENTE EN SU PAÍS, LO LLAMAN EL INDIANA JONES MODERNO. ¿LE MOLESTA?
Ja,ja,ja. Sí, me molesta pero eso no quita que me encanten sus películas. Es una relación un tanto ambigua, pues Indiana Jones es arqueólogo, pero basado en el paleontólogo estadounidense Roy Chapman Andrews. No puedo decir que difiera de nuestro trabajo porque se la pase de aventuras, dado que también parece ser un gran lector y da clases, como hacemos todos. La verdad es que no somos parecidos. Yo tengo una vida familiar, además de mi vida como paleontólogo. Amo mi profesión, eso sí. En eso creo que coincidimos mucho.



Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías