A health worker prepares a dose of the Pfizer vaccine for the Covid-19 coronavirus for high school students at Prachaniwet Secondary School in Bangkok on October 4, 2021. (Photo by Lillian SUWANRUMPHA / AFP)
A health worker prepares a dose of the Pfizer vaccine for the Covid-19 coronavirus for high school students at Prachaniwet Secondary School in Bangkok on October 4, 2021. (Photo by Lillian SUWANRUMPHA / AFP)
Agencia Europa Press

Agencia de noticias

La infección por conlleva un riesgo mucho mayor de complicaciones neurológicas que la primera dosis de la vacuna contra el SARS-Cov-2, según un estudio liderado por la Universidad de Oxford (Reino Unido) que se ha publicado este martes en la revista científica ‘Nature Medicine’.

MIRA: Las personas con antecedentes de cáncer tienen mayor riesgo de complicaciones por COVID-19

En el estudio, los investigadores detallan los resultados de un análisis de registros sanitarios anónimos de más de 32 millones de personas en toda Inglaterra. Evaluaron el riesgo de desarrollar complicaciones neurológicas en los 28 días siguientes a la primera dosis de las vacunas Oxford-AstraZeneca o Pfizer-BioNTech, o en los 28 días siguientes a una prueba de PCR positiva de COVID-19.

Encontraron un riesgo mayor, aunque bajo, de padecer las raras afecciones neurológicas del síndrome de Guillain-Barré y la parálisis de Bell tras la primera dosis de la vacuna de Oxford-AstraZeneca y un riesgo mayor, aunque bajo, de sufrir un accidente cerebrovascular hemorrágico tras la primera dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech. Sin embargo, la infección por COVID-19 se asoció a un mayor riesgo de desarrollar complicaciones neurológicas que al recibir cualquiera de las dos vacunas.

MIRA: ¿Por qué algunos jóvenes sanos padecen COVID-19 grave?

“Encontramos diferentes riesgos para distintos tipos de afecciones neurológicas según la vacuna que se recibiera. Sin embargo, estos fueron sustancialmente menores que los riesgos que se producen en asociación con una prueba de PCR COVID-19 positiva. Por ejemplo, estimamos un exceso de 145 casos de síndrome de Guillain-Barré por cada 10 millones de personas en los 28 días posteriores a una prueba positiva de SARS-CoV-2, en comparación con 38 por cada 10 millones para los que recibieron la vacuna de AstraZeneca”, explica Martina Patone, estadística médica del Departamento de Ciencias de la Salud de Atención Primaria de Nuffield, de la Universidad de Oxford, y coautora del estudio.

Los ensayos clínicos iniciales de las vacunas no eran lo suficientemente grandes como para poder detectar acontecimientos neurológicos adversos muy raros, los que se producen en menos de 1 persona de cada 10.000. Este estudio pudo lograrlo al examinar los datos del mundo real de más de 32 millones de registros sanitarios en Inglaterra.

MIRA: COVID-19 | Merck anuncia que una versión genérica de su píldora sería distribuida en países pobres

El estudio utilizó lo que se conoce como un diseño de ‘serie de casos autocontrolados’, que compara la frecuencia de los acontecimientos adversos, en este caso, las complicaciones neurológicas, en diferentes intervalos de tiempo dentro de la misma persona; antes, en un período corto después y en un período posterior después de una exposición como una vacuna COVID-19 una prueba positiva para el SARS-CoV-2.

Este análisis proporciona información importante sobre qué afecciones neurológicas podrían estar relacionadas con la vacunación o la infección por COVID-19. En general, los resultados de este estudio muestran que los riesgos de ingreso hospitalario con complicaciones del sistema nervioso asociados a la infección por COVID-19 son mayores que los riesgos asociados a la vacunación por COVID-19, lo que pone de manifiesto los beneficios de la vacunación.

Los autores puntualizan, no obstante, que el estudio tiene varias limitaciones, entre ellas que solo se examinaron los riesgos asociados a la primera dosis de la vacuna, ya que los datos sobre los resultados tras las segundas dosis eran limitados en el momento de realizar este estudio.

Además, no pudieron distinguir entre los diferentes tipos de síndrome de Guillain-Barré debido a la forma en que se codificaron los registros sanitarios. Solo se incluyeron los ingresos hospitalarios y la mortalidad, por lo que es posible que no se hayan incluido los pacientes con una enfermedad neurológica más leve y que se haya subestimado la carga global de acontecimientos adversos neurológicos derivados de la vacunación y la infección.

Igualmente, el conjunto de datos procedía únicamente de Inglaterra, aunque se llevó a cabo un análisis de confirmación utilizando un conjunto de datos escoceses, pero las diferentes poblaciones pueden experimentar diferentes tasas de complicaciones muy raras.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RELACIONADO

¿Qué tanto debemos preocuparnos por los efectos secundarios de las vacunas contra el COVID-19? - LPD
El de los efectos secundarios de las vacunas contra el COVID-19 no es un tema nuevo, pero en las últimas semanas ha regresado a la discusión pública el tema de los efectos secundarios que se asocian a las diferentes vacunas contra el COVID-19 que se usan en el Perú. ¿Hay razones para preocuparnos en la etapa de vacunación para los adolescentes locales?

TE PUEDE INTERESAR:

Síguenos en Twitter:

TAGS RELACIONADOS