La doctora Myriam Pajuelo es investigadora principal de un proyecto de observación de espectros de asteroides binarios. (Foto: PUCP)
La doctora Myriam Pajuelo es investigadora principal de un proyecto de observación de espectros de asteroides binarios. (Foto: PUCP)
Diego Suárez Bosleman

Periodista de Ciencia y Tecnología

diego.suarez@comercio.com.pe

El 20 de julio del 2001, el observatorio Loneos, ubicado en Arizona (EE.UU.), permitió el hallazgo de un asteroide catalogado como 2001 OX62. Hoy, la Unión Astronómica Internacional (IAU) bautizó oficialmente a este cuerpo celeste, y lo ha hecho en honor a la astrónoma peruana Myriam Pajuelo.

“La IAU recibe sugerencias para los nombres de asteroides, pero para mí ha sido una sorpresa, no sabía que me habían propuesto. Varios de los astrónomos más importantes que conozco tienen su asteroide. Me ha alegrado mucho la noticia”, dijo a El Comercio la especialista, quien es docente de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP).

Llamado ahora (37309) Pajuelo, este cuerpo celeste orbita el cinturón principal de asteroides del sistema solar, que se halla entre Marte y Júpiter. Todavía no ha sido estudiado a detalle, por lo que se desconocen datos importantes, como su masa.

MIRA: Astrónomos peruanos descubren 129 estrellas similares al Sol

“No se conocen los parámetros físicos de este asteroide. Eso me anima a buscar más información. Un asteroide no es como un planeta, redondo, es irregular y muchos de ellos están craterizados por el impacto de otros cuerpos”, explica Pajuelo.

–Asteroides, meteoros y bólidos–

Pajuelo es doctora en Astronomía y Astrofísica por el Observatorio de París, Escuela Doctoral Ile de France. Ha llevado a cabo trabajos sobre asteroides; es más, su tesis doctoral se centró en asteroides binarios, llamados así porque poseen una especie de satélite natural.

“Los asteroides son cuerpos que orbitan desde hace muchísimo tiempo, y albergan esa materia con la que se formó el sistema solar, la nube de gas y polvo que dio origen a todo lo que conocemos, como planetas, el Sol, las lunas. Estudiar los asteroides nos ayuda a entender esas piezas de formación, que a la larga han generado objetos animados e inanimados. Por lo tanto, podemos conocer cómo era el sistema solar al inicio, y entender mejor su evolución. También nos ayuda a hacer prospección, es decir, qué va a pasar después”, dice la especialista.

MIRA: El científico peruano que trabaja en una misión clave de la NASA para los viajes a la Luna y Marte

Pero el estudio y la observación de asteroides no es el único campo de investigación de Pajuelo. Actualmente está trabajando en la red Fripon, para la detección de meteoros (cuerpos que ingresan a la atmósfera terrestre) y de bólidos (meteoros grandes que se caracterizan por parecer enormes bolas de fuego).

“Como parte de los esfuerzos por entender mejor los cuerpos planetarios, existen redes de observación de meteoros y de bólidos. Se trata de un sistema de cámaras de cielo conectadas a una red. Esto nos ayuda a determinar de dónde viene el cuerpo y dónde cae. Si el cuerpo es lo suficientemente brillante, es muy probable que impactará con la Tierra (meteorito), y si ocurre eso, se puede montar una misión para recolectar muestras” detalla Pajuelo.

Hasta la fecha, la especialista y su equipo cuentan con una sola cámara, instalada en Tarma, lo cual es insuficiente. Esperan conseguir financiamiento y donaciones para poder adquirir más de estos equipos.

“Ojalá pudiéramos obtener mayor financiamiento para las ciencias planetarias. No tengo muchos instrumentos en la PUCP. Lo que me toca es empujar el carro para ver cómo conseguir más recursos”, finaliza.

VIDEO RELACIONADO

Nuevo estudio respalda que una luna de Júpiter podría albergar vida
Científicos de la NASA respaldaron a la teoría de que el océano interior de Europa, una de las lunas de Júpiter, podría ser capaz de albergar vida. null

TE PUEDE INTERESAR