La ESA se prepara para buscar objetos peligrosos para la Tierra
La ESA se prepara para buscar objetos peligrosos para la Tierra

La Agencia Espacial Europea () buscará cuerpos celestes potencialmente peligrosos para la Tierra gracias a un acuerdo firmado con el Centro Astronómico Hispano-Alemán, que gestiona el Observatorio de Calar Alto de Gérgal, en Almería (España).

En un comunicado, el observatorio informó que la ESA utilizará de forma exclusiva uno de sus telescopios en busca de objetos cercanos a la Tierra o Near Earth Objects (NEO), como cometas o asteroides que tengan órbitas cercanas a la terrestre.

El subdirector del Observatorio de Calar Alto, Jesús Aceituno, explicó que el acuerdo, que contempla una primera etapa hasta marzo del 2017 y que es automáticamente prorrogable, cede a la ESA el uso del telescopio Schmidt, de 80 centímetros.

Se trata de un telescopio que había caído en desuso en el 2001 y que los técnicos del observatorio han recuperado para la observación remota.

"La reparación y adaptación del telescopio ha sido posible gracias al esfuerzo de la plantilla y ha tenido un coste muy reducido, pero va a aportar una fuente de ingresos sustancial y pondrá al observatorio en una posición de referencia en un campo de investigación nuevo", apuntó Aceituno.

El científico señaló que los NEO "pueden presentar tamaños muy variables, desde pocos metros a decenas de kilómetros. De los 600 mil asteroides detectados, unos 10 mil entrarían en la categoría de NEO".

"Los NEO han de ser estudiados en profundidad no solo por la información que aportan sobre la formación y evolución de nuestro sistema solar, sino porque debemos conocer sus propiedades físicas lo mejor posible para que en el futuro estemos capacitados para desviarlos y evitar colisiones con ellos", añadió.

El Observatorio Astronómico Hispano-Alemán de Calar Alto, dependiente de la Sociedad Max Planck y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, está situado en la Sierra de Los Filabres, en el norte de Almería.

Es operado conjuntamente por el Instituto Max Planck de Astronomía de Heidelberg (Alemania), y el Instituto de Astrofísica de Andalucía (CSIC), de Granada (España).

Fuente: EFE

TAGS RELACIONADOS