(Foto: Pixabay)
(Foto: Pixabay)
Redacción EC

Muchas veces aunque sabemos que debemos ponernos en forma, ya sea porque queremos vernos y sentirnos bien o para cuidar nuestra salud, siempre encontramos excusas para no hacerlo. La mayoría de estas se basan en la falta de tiempo, el cansancio, la falta de voluntad y hasta el miedo a lesionarse. Sin embargo, lograr una rutina de no tiene por qué ser difícil.

A continuación te comentamos algunos tips para poder superar las excusas más comunes que nos ponemos para no empezar a ejercitarnos. Estos consejos han sido tomados de varios artículos publicados por profesionales de la Clínica Mayo de Estados Unidos.

No es necesario realizar rutinas complejas cuando se quiere empezar a hacer ejercicios. Actividades tan simples como una caminata de diez minutos pueden ser muy efectivas
No es necesario realizar rutinas complejas cuando se quiere empezar a hacer ejercicios. Actividades tan simples como una caminata de diez minutos pueden ser muy efectivas

1. No tengo suficiente tiempo

- Haz un hueco en tu horario para hacer caminatas. Solo necesitas diez minutos de caminatas rápidas para mantenerse saludable. Puedes realizarlas varias veces al día y aumentar la actividad gradualmente.
- Levántate 30 minutos más temprano. No tienes que hacer grandes cambios en tu horario para poder hacer ejercicios. Inicia con un par de días a la semana y anda incrementando la cantidad progresivamente.
- Maneja menos, camina más. Una buena idea es dejar el auto estacionado a unas cuadras de donde te encuentras para caminar un poco más cuando vayas a subir. También puedes incluir paseos a pie o en bicicleta los fines de semana.

2. Es aburrido

- Elige actividades que disfrutes. Es normal que en toda rutina a veces te sientas aburrido, pero podrás sobrellevarlo bien si haces algo que disfrutas.
- Puedes Variar. Alterna actividades, por ejemplo, nadar, montar bicicleta, caminar, etc. Además, de esta forma trabajarás diferentes músculos.
- Júntate con tus amigos. A veces, hacer ejercicios en grupo puede resultar mucho más divertido.

3. Estoy muy cansado después del trabajo

-Haz ejercicios por la mañana. Despertarte 30 minutos antes y usar una cinta o pedalear en una bici estacionaria no solo te ayudará a mantenerte en forma, también te dará más energía para empezar tu día.
-Usa tu hora de almuerzo. Puedes aprovechar el tiempo que te sobra en tu hora de almuerzo para salir a hacer una caminata, esa de diez minutos que te comentamos arriba.

4. Soy muy perezoso

- Ponte metas realistas. No te fijes objetivos demasiado ambiciosos, pues es posible que desistas sin incluso intentarlo. Comienza de a poco, por ejemplo, dando una vuelta a la manzana o con las caminatas cortas. Lo importante es no rendirse y ser constante.
- Trabaja con tu naturaleza, no contra ella. Planifica la actividad física para los momentos del día en que sueles sentirte más enérgico, o al menos no tan perezoso.

5. No soy bueno para los deportes

- No te compliques. No necesitas ser un deportista para hacer ejercicios. Tampoco tengas miedo si es que has estado inactivo demasiado tiempo (siempre con cautela). Prueba con algo básico, como las caminatas diarios. Lo importante es iniciar y darle a tu cuerpo y cerebro la oportunidad de habituarse a mayor actividad.
- Busca compañía. Elegí una actividad que te guste, como bailar o hacer jardinería, e invita a tus amigos a que te acompañen.
- No te compares. Simplemente concéntrate en los cambios positivos que estás logrando en tu cuerpo y en tu mente.

6. Tengo miedo a lesionarme

- Ten calma. Lo importante es iniciar con un programa sencillo y no olvidarte de los precalentamientos antes de hacer ejercicios y los enfriamientos cuando hayas terminado. A medida que te sientas más seguro con tus habilidades, añade nuevas actividades a tu rutina.
- Consejo de un profesional. Consulta tus dudas e inquietudes con un especialista. Asimismo, en este tiempo de internet puedes encontrar tutoriales de expertos certificados que te den una buena guía. Si sufriste alguna lesión o tienes alguna enfermedad, es conveniente que consultes con tu médico o un fisioterapeuta para que te ayuden a crear un programa de entrenamiento adecuado.

7. No puedo pagar un gimnasio

-Realiza ejercicios de fortalecimiento muscular en casa. En lugar de pesas puedes usar bandas de resistencia. También puedes hacer ejercicios utilizando el propio peso de tu cuerpo.
-Busca alternativas. Existen grupos que se juntan para realizar diferentes actividades físicas como nada, correr, montar bici, entre otros, y, por lo general, son una alternativa más económica que el gimnasio.

Más de Tecnología y Ciencias en...

TAGS RELACIONADOS