Lulu llevó tres meses en tratamiento para eliminar un linfoma. Eso fue hace cuatro años.

Ahora, gracias a cerca de 30.000 dólares en tratamientos en el Centro Médico de Nueva York y su nuevo Instituto del , este perro acaba de cumplir 14 años.

"Mira, yo no tengo hijos que mandar a la universidad, así que puedo a mi perro en quimioterapia", dijo el Deirdre Aherne de Manhattan, el amo de la poodle. "Lulu es un miembro de la familia", dice.