Una médica prepara una dosis de la vacuna Pfizer / BioNTech Covid-19 en un hospital de la ciudad israelí de Holon, cerca de Tel Aviv, el 21 de junio de 2021. (Foto de JACK GUEZ / AFP).
Una médica prepara una dosis de la vacuna Pfizer / BioNTech Covid-19 en un hospital de la ciudad israelí de Holon, cerca de Tel Aviv, el 21 de junio de 2021. (Foto de JACK GUEZ / AFP).
Agencia Reuters

Agencia de noticias

Un estudio británico reveló el viernes que un intervalo más largo entre las dosis de la vacuna de Pfizer da lugar a niveles generales de anticuerpos más elevados que un intervalo más corto, aunque se produce una fuerte caída de los niveles de anticuerpos tras la primera dosis.

MIRA: COVID-19 | La vacunas ‘válidas’ para la UE y la posición de la OMS al respecto

El estudio podría ayudar a informar sobre las estrategias de vacunación contra la variante Delta, que reduce la eficacia de una primera dosis de la vacuna COVID-19, aunque dos dosis siguen siendo protectoras.

“En el caso del intervalo de dosis más largo (...) los niveles de anticuerpos neutralizantes contra la variante Delta se indujeron mal tras una sola dosis, y no se mantuvieron durante el intervalo previo a la segunda dosis”, señalaron los autores del estudio, dirigido por la Universidad de Oxford.

MIRA: COVID-19 | Europa aprueba vacuna de Moderna para jóvenes de 12 a 17 años

“Tras dos dosis de la vacuna, los niveles de anticuerpos neutralizantes eran dos veces más altos tras el intervalo de dosificación más largo en comparación con el intervalo de dosificación más corto”.

Se cree que los anticuerpos neutralizantes desempeñan un papel importante en la inmunidad contra el coronavirus, pero no es todo, ya que las células T también desempeñan un papel.

MIRA: COVID-19 | “No vacunarme fue el mayor error de mi vida”

El estudio descubrió que los niveles generales de células T eran 1,6 veces más bajos con un intervalo largo en comparación con el programa de dosificación corto de 3-4 semanas, pero que una mayor proporción eran células T “auxiliares” con el intervalo largo, que apoyan la memoria inmunitaria a largo plazo.

Los autores destacaron que cualquiera de los dos esquemas de dosificación produjo una fuerte respuesta de anticuerpos y células T en el estudio de 503 trabajadores sanitarios.

Los resultados, publicados en forma de preimpresión, respaldan la opinión de que, si bien es necesaria una segunda dosis para proporcionar una protección completa contra el Delta, retrasar esa dosis podría proporcionar una inmunidad más duradera, aunque sea a costa de la protección a corto plazo.

El pasado mes de diciembre, Gran Bretaña amplió el intervalo entre las dosis de la vacuna a 12 semanas, aunque Pfizer advirtió de que no había pruebas que apoyaran el cambio de un intervalo de tres semanas.

Gran Bretaña recomienda ahora un intervalo de 8 semanas entre las dosis de la vacuna para ofrecer a más personas una alta protección contra el Delta con mayor rapidez, al tiempo que se maximiza la respuesta inmunitaria a largo plazo.

“Creo que las 8 semanas son el punto óptimo”, declaró a la prensa Susanna Dunachie, investigadora jefe conjunta del estudio.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RELACIONADO

COVID-19 en Perú: Estas son las vacunas que llegarán mes a mes hasta enero de 2022
El ministro de Salud, Óscar Ugarte, detalló ayer en conferencia de prensa cuántas dosis de vacuna recibirá el Perú en lo que resta del año de los laboratorios Pfizer, Sinopharm, AstraZeneca y vía el mecanismo Covax Facility.

TE PUEDE INTERESAR:

Síguenos en Twitter:

TAGS RELACIONADOS