(Foto: AFP/ WHO / MATHILDE MISSIONEIRO)
(Foto: AFP/ WHO / MATHILDE MISSIONEIRO)
Redacción EC

Una vacuna experimental contra el ébola desarrollada en Canadá ha mostrado resultados "muy positivos y prometedores" tras una prueba con 40 individuos. Así lo revela un estudio recientemente publicado en la revista científica "Canadian Medical Association Journal" (CMAJ).

Según los investigadores, tras la fase 1 de una prueba controlada aleatoria, la vacuna "fue bien tolerada sin preocupaciones de seguridad, y un elevado número de anticuerpos estaban presentes en los participantes seis meses después de la inmunización".

La prueba se realizó con 40 individuos sanos, de entre 18 y 65 años, para comprobar la "seguridad de la vacuna y la mínima dosis requerida para una respuesta inmune tras la inyección de una a tres dosis".

Los resultados señalan que la dosis óptima es de 20 millones de unidades formadoras de placa (UFP). Esa cifra será contrastada con individuos con sistemas inmunológicos deteriorados en áreas en las que el ébola es endémico.

Un próximo estudio en dos localidades africanas, que también se realizará en Montreal y Ottawa (ambas en Canadá), probará "la seguridad y los niveles de protección de esta vacuna, llamada rVSV-ZEBOV, en adolescentes y adultos infectados con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), dijeron los investigadores.

En el estudio publicado hoy en CMAJ, los investigadores señalaron que después de administrar la vacuna a 30 participantes, e inyecciones placebo a otros 10, las reacciones adversas fueron entre "medias y moderadas, con solo tres reacciones graves, incluidos dolores de cabeza, diarrea y fatiga".

La doctora May ElSherif, autora principal de estudio y especialista del Centro Canadiense para Vacunas, señaló en un comunicado que "los resultados de esta prueba fueron muy positivos y prometedores".

De acuerdo a ElSherif, los tres niveles de dosis de la vacuna fueron bien tolerados por los participantes y no se identificaron preocupaciones de seguridad.

La vacuna del rVSV-ZEBOV fue desarrollada por el Laboratorio Nacional de Microbiología de Canadá del Ministerio de Sanidad de dicho país.

Fuente: EFE