Redacción EC

Científicos de la Universidad de Washington, en Estados Unidos encontraron que la modifica  su trayectoria de vuelo en una centésima de segundo para evadir el ataque de depredadores. 

Estos movimientos tienen tanta destreza como los que usan los pilotos más experimentados para realizar maniobras en aviones de combate, pues incluye giros drásticos e imposibles impulsados por el rápido vuelo que les permite realizar 200 aleteos por segundo. En solo uno de estos aleteos puede cambiar la trayectoria del vuelo para no ser atrapado por un matamoscas o una mano y continuar la aceleración en otra dirección. 

De acuerdo con el equipo de investigación, las moscas de la fruta giran su cuerpo en 90 grados durante el vuelo, e incluso lo hacen cabeza abajo. 

"El cerebro de la mosca -que es del tamaño de un grano de sal- realiza un cálculo muy sofisticado en un lapso muy corto de tiempo para determinar dónde está el peligro y exactamente cómo inclinarse para huir mejor", indica el profesor Michael Dickson, coautor del estudio que se publica en la revista  

Para estudiar las características del vuelo de las moscas, los científicos guardaron 50 moscas en in cilindro transparente y con el uso de varias cámaras registraron su comportamiento. Luego, esas imágenes se reprodujeron en función muy lenta.