¿Ser violento es cuestión de genética? Se abre el debate
¿Ser violento es cuestión de genética? Se abre el debate
Redacción EC

COPENHAGUE (EFE). Un difundido hoy por el Instituto Karolinska de Estocolmo identifica dos que pueden ser vinculados con un aumento de la inclinación a cometer actos violentos de forma repetida. Los resultados fueron obtenidos después de realizar análisis genéticos a 895 personas condenadas por distintos delitos en .

La investigación descubrió una relación entre la violencia y una variante del gen MAOA, señalado ya en estudios previos, pero también con la variante del gen CDH13, vinculada anteriormente con alteraciones del comportamiento y enfermedades psíquicas con deficiente control de los impulsos.

"En las personas condenadas por delitos que no incluían violencia no se podía ver la misma presencia de MAOA o de CDH13, lo que indica que estas están relacionadas con el comportamiento violento", señaló en un comunicado Jari Tiihonen, profesor de neurociencia en el Karolinska.

El bajo metabolismo de dopamina, vinculado con el MAOA, también puede contribuir a una mayor agresividad junto con el uso de drogas, constata la investigación dirigida por el centro sueco, en la que también han colaborado instituciones finlandesas, británicas y de Estados Unidos.

El estudio, publicado en la revista especializada "Molecular Psychiatry", muestra que esas dos variantes de genes aparecen en las personas que comenten delitos violentos graves en Finlandia entre el 5% y el 10%. Sin embargo, los autores señalan que más genes deben de estar envueltos en este fenómeno, al igual que factores medioambientales.

"Es importante recordar que nuestros resultados ni pueden ni deben ser usados para evaluaciones individuales. No se puede aplicar este tipo de análisis genético con propósitos preventivos ni jurídicos", advirtió Tiihonen, director del estudio.