Evaluamos la Galaxy Tab 3 Kids
Evaluamos la Galaxy Tab 3 Kids
Redacción EC

BRUNO ORTIZ BISSO

Todos quieren una tableta. Pero cuando hay chicos en casa, la cosa se complica. Los papás deben considerar muchos aspectos, desde restringir el acceso a determinadas aplicaciones hasta limitar el tiempo de uso.

Durante varios días probé la Galaxy Tab 3 7.0 Kids de Samsung. Se trata de una buena opción en este segmento, ya que brinda a los padres un real control sobre el equipo.

DISEÑO

Es el mismo que presenta la Galaxy Tab 7 tradicional y tiene las mismas dimensiones (111,1 mm x 188 mm x 9,9 mm y 302 gramos). La primera gran y evidente diferencia -y que le da el aire más infantil- es el color amarillo en la carcasa.

El producto incluye un protector de goma. Aunque no lo parezca, es una pieza importante, pues evitará el rápido deterioro del equipo ante eventuales caídas. Eso sí, la pantalla seguirá siendo el punto más vulnerable.

La carcasa de goma no es el único accesorio. Existen otros como uno que actúa a manera de pedestal y permite usar la tableta apoyada sobre una base plana.

Su pantalla es de 7" WSVGA (1.024 × 600). Es simple, pero multitáctil y muestra los colores de una manera muy vívida.

DESEMPEÑO

El equipo tiene un procesador doble núcleo, de 1,2 GHz, memoria RAM de 1 GB, cámara frontal de 3 MP y cámara trasera de 1,3 MP. Además, se le puede aumentar la memoria mediante una tarjeta externa. El rendimiento es el mismo que en la Galaxy Tab 3 7.0. Para el uso de un niño, basta y sobra.

Un aparato para niños no lo es solo por su aspecto, sino también por cuánta utilidad le puede dar un menor. En este caso, hay aplicaciones especiales para niños preinstaladas. Estas aprovechan al máximo la pantalla táctil y se basan en situaciones muy comunes. Por ejemplo, la de la peluquería es muy divertida. Esta propone ser creativo en los cortes y los peinados que se deben hacer a los más estrafalarios seres que visitan nuestro negocio.  Los juegos son simples, pero visualmente muy atractivas y sobre todo divertidas.

El perfil para niños permite que el usuario acceda a la cámara (para tomar fotos y videos) y al correo electrónico (que debe ser vigilado por los padres), pero no que navegue por Internet.

Otro aspecto muy importante es que el padre decide qué días y durante cuánto tiempo funcionará la tableta. Cuando se cumple el tiempo establecido, el equipo se bloquea y será el papá quien deberá usar una contraseña.

Además, permite salir del perfil de niños (que es el que viene por defecto) y usar la tableta con el sistema operativo Android como cualquier otra de la coreana.

Se puede acceder a la Play Store y a la sección para niños de la tienda Samsung Apps. Todas las aplicaciones (gratuitas y de pago) son especiales para los menores de edad.

En líneas generales, el funcionamiento del equipo es muy fluido, pese al requerimiento gráfico. Eso sí, es posible que tras unos minutos de uso continuo se caliente un poco.

PRECIO

El equipo se vende a S/. 799 en distintas tiendas especializadas.

CONCLUSIÓN

Sin duda, la Galaxy Tab for Kids es para niños no solo por el color. Samsung ha reunido en este aparato las funciones pensadas específicamente para que un niño las aproveche. Además, brinda a los padres las herramientas necesarias para involucrarse y ejercer un control sobre el uso que le dará el menor al aparato. Ojo: la edad sugerida en casa para empezar con el uso de la tableta es los 3 años.