Activar la cámara de un smartphone a distancia con solo tocar la punta del dedo índice con el pulgar o pasar a la siguiente canción pasando el pulgar adelante y atrás sobre la palma de la mano mientras realiza una caminata. Ahora todo es posible con Fin, el anillo bluetooth que es un control universal.

Fin trabaja con un sistema de sensores que determinan la posición del pulgar respecto al resto de la mano. Así, el anillo es capaz de convertir cada articulación de un dedo en un botón diferente. Los botones son configurables acorde a los gustos de la persona mediante una aplicación para iOS, Android y Windows Phone.

Los creadores de Fin han liberado también un kit de desarrollo de software para que terceros quieran y puedan diseñar sus propias aplicaciones y comandos.

El dispositivo se carga mediante MicroUSB y tiene autonomía de un mes. Los desarrolladores ya están fabricando la primera remesa de estos anillos, que de no haber contratiempos, serán lanzados en septiembre.