Chrysler retira 1,5 millones de autos tras hackeo de su jeep
Chrysler retira 1,5 millones de autos tras hackeo de su jeep

 
 

Fiat decidió retirar 1,4 millón de de Estados Unidos tras el de un modelo Jeep Cherokee por parte de dos investigadores.

La acción, que no afecta a las otras regiones del mundo, tiene como objetivo actualizar los sistemas informáticos de estos automóviles.

Fiat, el tercer fabricante de automóviles de Estados Unidos, indicó que no tuvo conocimiento de ningún herido o de algún tipo de reclamo, a excepción de un caso demostrado por dos investigadores y difundido en detalle esta semana en un artículo de la revista Wired.

Esta demostración de que un vehículo podía ser hackeado a distancia relanzó los temores sobre ataques contra automóviles que se mantienen conectados a Internet, cada vez más numerosos en las rutas.

Los vehículos afectados son el Jeep Grand Cherokee y la Cherokee de los años 2014-2015, las camionetas RAM 1500 (2013-2015), los Dodge Viper (2013-2015), Durango (2014-2015), Challenger (2015) y los sedán Chrysler 200 y 300 (2015).

El hecho

Los investigadores en informática Charlie Miller y Chris Valasek afirman que tomaron el control de un modelo Jeep Cherokee y que lograron imponerle al conductor, un periodista de la revista Wired, maniobras que éste no controlaba.

El periodista de la mencionada publicación vio cómo la radio comenzaba a funcionar sola, luego los limpiaparabrisas y el jabón para lavado se activaron, el motor se desaceleró y luego se apagó y finalmente los frenos dejaron de funcionar.

Fiat EE.UU. -que nunca negó este relato- indicó que creó una actualización para el software afectado y que estará disponible para ser descargada a partir de una clave USB que permitirá a los propietarios realizar la actualización ellos mismos, si así lo desean.

Los nuevos modelos estarán además equipados con un dispositivo que impedirá acceder en forma remota al sistema informático del vehículo, aseguró la empresa.

Enfatizó además que realiza el retiro a título preventivo, ya que "no ha sido detectado ningún defecto" en los vehículos.

Este "retiro forma parte de la actual distribución del software que aísla los vehículos conectados de una manipulación a distancia que, si no es autorizada, constituye un acto criminal", enfatizó la compañía.

"Acto aislado"

Fiat Chrysler intenta además tranquilizar a los consumidores sobre la seguridad de sus vehículos frente a eventuales ataques de piratas informáticos: aseguró por ejemplo que la manipulación del software requiere conocimientos técnicos "profundos", un acceso físico y "prolongado" al vehículo en cuestión y mucho tiempo para copiar los códigos.

Asimismo, las herramientas tecnologías disponibles actualmente, que buscan volver los vehículos más seguros y confiables, los volvería vulnerables a los ataques de piratas informáticos, según analistas. 

Las empresas de seguridad informática estadounidenses Mission Secure Inc (MSi) y Perrone Robotics Inc aseguran que los piratas penetran estos sistemas gracias a las conexiones inalámbricas, bluetooth y wifi, necesarias para el buen funcionamiento de estos automóviles.

Aunque reconoció que los temores son "legítimos", Ron Montoya, analista del gabinete especializado Edmunds.com, estima de todas formas que el ataque contra la Jeep fue "un acto aislado".

Fuente: AFP