Redacción EC

Tras enfrentarse a taxistas y autoridades de regulación de medio mundo, la aplicación de transporte deberá superar un nuevo obstáculo.

La startup tecnológica más exitosa del planeta, con un valor estimado de US$40.000 millones, ha sido objeto de una demanda por robo de secretos comerciales.

Un emprendedor llamado Kevin Halpern mantiene que el director ejecutivo (CEO) de , Travis Kalanick, le robó la idea de crear un servicio de alquiler privado de coches entre particulares.


Travis Kalanick es el director ejecutivo de Uber.

Travis Kalanick es el director ejecutivo de Uber.

Halpern, que presentó una demanda ante el Tribunal Supremo de San Francisco, dice que compartió los detalles de la empresa que estaba desarrollando con Kalanick cuando ambos trabajaban en oficinas cercanas, en el año 2006.

"Kalanick fue muy bueno ganándose mi confianza", dice Halpern en un video colgado en Youtube en el que explica la supuesta apropiación de su idea por parte del empresario.

Halpern dice que él y Kalanick discutieron "la enorme oportunidad de negocio en el mercado del transporte privado, de la que él no tenía ni idea en aquel momento".

Uber niega las acusaciones

El emprendedor "pasó siete años desarrollando tecnología que está en la base de la aplicación ", declaró su abogado, Christopher Dolan, según recogió San Francisco Chronicle.

Un portavoz de Uber rechazó las acusaciones. "Son completamente sin fundamento. Nos defenderemos con vigor", dijo.

Uber fue fundada en 2009, con un valor de US$2.500 millones. En la actualidad, supera el valor en bolsa de otras empresas tecnológicas como Twitter o Linkedin.

La demanda de Halpern alcanza también al cofundador de Garrett Camp y a varios de los inversores.

No es la primera vez que grandes empresas tecnológicas son demandadas por motivos similares. Ha sucedido con productos de Google, con Facebook y con el iPhone de Apple, entre otras.

Halpern dice que él y Kalanick tenían acuerdo de confidencialidad verbal, según la página especializada en tecnología Cnet.com.

Y que ambos se reunieron en varias ocasiones para hablar sobre la financiación de la nueva empresa y el establecimiento de una posible relación de negocios.