Evaluamos el Galaxy Note 5 de Samsung
Evaluamos el Galaxy Note 5 de Samsung

 

El de las ‘phablet’ es un segmento creado hace algunos años por Samsung para agrupar los dispositivos móviles que están –considerando principalmente el tamaño de su pantalla– entre un smartphone y una tableta. Tuve la oportunidad de antes del lanzamiento oficial y cuando llegó la segunda al mercado.

Este año, la coreana ya lanzó la quinta versión de su y pude probarla antes de su lanzamiento en el Perú. Se trata de un excelente dispositivo, con mucho por aprovechar, pero que no es para todos los usuarios.

DISEÑO

El se adecúa al estilo propuesto para la familia Galaxy de alta gama. Es un poco más compacto  sin perder sus características diferenciales (pantalla de 5,7”). Es muy similar al Galaxy S6 Edge, solo que la parte curva va por detrás y permite un mejor agarre.

Tiene acabados de metal y es muy elegante. Atrás lleva cristal y con el color claro se notan las marcas de los dedos con facilidad.

El lápiz táctil o S-Pen viene en un compartimiento dentro del equipo y no incomoda. Eso sí, este accesorio es de plástico y contrasta con el resto del estilo propuesto por el dispositivo móvil. En la parte superior tiene un botón que asemeja el mecanismo de los bolígrafos con punta retractil, pero que no tiene utilidad alguna.

DESEMPEÑO

Su pantalla Super Amoled Quad HD tiene muy buena resolución (2560 x 1460 píxeles y 518 ppi). Sinceramente, tiene un gran desempeño.

Su procesador es de ocho núcleos: cuatro trabajan a 2,1GHz y los otros cuatro a 1,5GHz. La idea es que el equipo decida la potencia que necesita, tanto para los trabajos más simples como para los complejos.

Viene con una memoria RAM de 4 GB, así como 32 GB de memoria interna. Si se requiere ampliarla se tendrá que hacer con tarjetas de memoria externa. Usa el sistema operativo Android 5.1 (Lollipop).

En cuanto al desempeño no muestra problemas para saltar entre aplicaciones y responde hasta cuando se le exige con funciones pesadas. Hay que tener en cuenta algo muy importante: es una herramienta de productividad.

Si el dispositivo está ‘durmiendo’ y se retira el S-Pen se puede tomar notas sobre la pantalla negra y guardar esa información. Además, si se retira estando el equipo en uso, automáticamente se despliegan los accesos a las apps en las que se puede utilizar. En el S-Pen se ha mejorado mucho el tema de la sensibilidad.

En cuanto a las cámaras, la trasera es de 16MP con flash y apertura focal de 1.9, HDR y estabilizador de imágenes. La frontal es de 5MP con F1.9 y HDR. Las fotos son de una gran calidad (en la onda de lo mostrado con los Galaxy de este año).

 

 

 

A photo posted by Bruno Ortiz B. (@blogdenotas) on

 

 

A photo posted by Bruno Ortiz B. (@blogdenotas) on

 

 

A photo posted by Bruno Ortiz B. (@blogdenotas) on

 

 

A photo posted by Bruno Ortiz B. (@blogdenotas) on

 

Incluye la funcionalidad para Transmisiones en Vivo (que se mostró en el Galaxy S6 Edge Plus) en la aplicación nativa de la cámara y gracias a una alianza con YouTube. A continuación un ejemplo de esas transmisiones, que la realicé desde Santiago de Chile. 

Tiene otras funciones nativas muy interesantes, como la posibilidad de hacer collage de videos, como se muestra a continuación:

 

A video posted by Bruno Ortiz B. (@blogdenotas) on

 

En cuanto a la batería, pese a que la de este modelo es un poco menor a la anterior, ofrece autonomía que supera un día completo.

CONCLUSIONES

La es una ‘phablet’ que sigue cumpliendo al máximo como herramienta de productividad, con diversidad de alternativas para el usuario. Pero por la inversión, lo recomendamos solo para quienes sean capaces de sacarle el jugo. Llega a Lima el 17 de noviembre solo con Claro.