Tipos de fotos que no debes publicar en Internet
Tipos de fotos que no debes publicar en Internet
Redacción EC

Colombia, El Tiempo/GDA

Subir fotos en y ver las de otros es todo un placer. Es parte intrínseca de esta revolución digital, que cambió el significado de privacidad. Incluso a veces uno cataloga de ‘aburridos’ o de ‘poco sociales’ a aquellos contactos que muy pocas veces o casi nunca publican fotos suyas. Pero puede haber tomado una decisión muy sabia, ya que estas imágenes podrían ponerte en riesgo.

 Estas son cinco tipos de fotografías que no debería publicar en redes:

1) Niños: Exponer a los menores de edad, su cara e identidad en es algo que se debe pensar muy bien. Existen muchos casos de padres arrepentidos de haber publicado un video o foto de su hija o hijo que se hizo . Y la situación se pone mucho peor si las fotos se acompañan de datos personales del menor: dónde viven, estudian, hacen deporte, etc. 

2) Ubicación: Ojo con dar pistas exactas de su dirección de vivienda o trabajo. Evite postear imágenes donde se vean números, nombres de calles, etc. Se han conocido casos de hechos delictivos en los que los criminales obtuvieron datos detallados del domicilio de las víctimas a través de fotos propias o de terceros en redes sociales.

3) Boletas: Es una práctica muy común e inentendible la de poner de las boletas o entradas a un concierto, evento deportivo y ticket de avión en redes sociales. Los delincuentes no sólo podrán saber dónde estarán con precisión de fecha y hora, sino que además pueden falsificar el documento. Los códigos de barras y números de los tickets son suficientes para lograr una copia.

4) Placas: Tampoco es recomendable que aparezcan en Internet por ahí fotos que muestren los números de matrícula de sus vehículos (carros o motos). Son datos fácilmente rastreables y podrían utilizarlas para ubicar información más privada.

5) Identificación: Evite con paranoia la posibilidad de que aparezcan sus datos de identificación en línea. Esta conducta es muy peligrosa pues son datos que los delincuentes usan para pedir un préstamo a su nombre, solicitar productos y servicios, entre otros riesgos que a diario ocurren.