¿Cómo los hackers iraníes han intensificado ciberataques contra Washington ante las recientes tensiones con Irán? (Foto: Reuters)
¿Cómo los hackers iraníes han intensificado ciberataques contra Washington ante las recientes tensiones con Irán? (Foto: Reuters)

Losson ‘pan de cada día’. Los ‘hackeos’, las interceptaciones, han ganado notoriedad entre las agresiones más frecuentes.

La situación ha sido denunciada por personas del común, pero también por grandes empresas, importantes personalidades y hasta por Estados soberanos.

A raíz de esto, la ciberseguridad ha sido un tema que ha cobrado mucha relevancia y en el que se han hecho grandes inversiones: el objetivo es proteger los datos, la cibersoberanía.

Teniendo en cuenta este panorama, ¿hay algún riesgo de que los ataques 'simples' se transformen en una gran guerra cibernética mundial?

¿Una ciberguerra?

Según un informe de la Policía Nacional, durante el 2016 hubo un incremento del 114 por ciento en los ataques de malware en el país.
Según un informe de la Policía Nacional, durante el 2016 hubo un incremento del 114 por ciento en los ataques de malware en el país.

Jorge Camargo, profesor del departamento de Sistemas e Industrial de la Universidad Nacional de Colombia y líder del proyecto UNSecureLab, que estudia ciberseguridad e inteligencia artificial, aseguró que ya estamos viviendo una ciberguerra.

“Hay acciones todo el tiempo, entre China y Estados Unidos, también Rusia, Israel, ¡todos los países! La página World Attack Map muestra en tiempo real los ataques”, agregó.

Camargo destacó que el tema es tan complicado que solo "con conectar tu celular a alguna red ya estás siendo atacado y están intentando acceder a tu información".

En esa misma línea se mostró Jeimy José Cano, miembro de la Asociación Colombiana de Ingenieros de Sistemas (ACIS), investigador principal de la ‘Encuesta Latinoamericana de Seguridad de la Información’ y director de la Revista SISTEMAS, de ACIS.

Cano comentó, en un texto que publicó en la revista ISACA Internacional y que le permitió utilizar al diario 'El Tiempo', que lo más importante que ha hecho la ciberguerra es pasar desapercibida.

“Mientras otro tipo de noticias y escándalos mediáticos son atendidos por los medios globales, el ciberconflicto se está camuflando en acciones ‘generalmente cotidianas’, lo que le permite operar sin mayores contratiempos y sin mayores escrutinios”, explicó.

Las armas

Según World Attack Map, durante el martes 23 de julio, se registraron 18.870.701 ciberataques, y Alemania, Nueva Zelanda, Israel, Estados Unidos e India fueron los principales objetivos por país.

“Hay muchos grupos, pagados por los mismos gobiernos, que envían malware o ransomware a otros Estados para hacer espionaje o destruir información”, manifestó David Pereira, experto en ciberseguridad y director de la firma SecPro.

Pereira dejó claro que lo de la ciberguerra viene de hace varios años, pero que “nadie acepta responsabilidades ni la declara oficialmente”.

“En el 2009, por ejemplo, intentaron afectar unos centrifugadores de uranio de Irán con un malware. Otro ejemplo sería el ataque que lanzó China hace 6 años, denominado ‘softcell’ y que fue descubierto hasta este año, que consistía en apropiarse de secretos comerciales”, señaló.

Camargo dijo que otra estrategia es infectar dispositivos a la deriva que son utilizados para lanzar ataques masivos. A esas máquinas se les llaman ‘zombies’.

“Actualmente, los ciberataques ya no se hacen manualmente: se usan programas de inteligencia artificial (IA), lo que es un fenómeno importante porque las defensas también se basan en IA”, complementó.

Por su parte, Cano, Citando a Richard Clarke, quien fue funcionario del gobierno de EE. UU. por más de 30 años, advirtió de 4 tipos de ciberataques: aislados, sistemáticos, persistentes y selectivos.

“Los primeros no tienen un destinatario único. Los segundos buscan deteriorar y comprometer objetivos específicos de la contraparte. Los terceros son acciones que insisten y no descansan hasta obtener del objetivo la información o doblegar sus defensas y los cuartos tienen como propósito afectar la integridad o la imagen de un tercero”, escribió.

El joven dijo que todo comenzó como una broma. (Foto: Pixabay)
El joven dijo que todo comenzó como una broma. (Foto: Pixabay)

Las consecuencias

Pereira recordó que en las guerras la norma es dejar ciego o sordo al enemigo y que los ciberataques buscan que los Estados se autodestruyan.

“Los atacantes pueden hacer movidas para dejar a alguna sociedad sin servicios básicos como el de energía, el agua, la gasolina, y entonces se vienen las protestas, el caos”.

Camargo, a su turno, reiteró que hay que ponerle atención al uso de la IA en la cotidianidad, pues las computadoras ya aprendieron a hacer muchas tareas de los humanos, y las hacen mejor.

“Si bien en este momento no hay un sistema que sea mejor que un humano en todo, se está trabajando para que las máquinas tengan sentido común, y eso se podría conseguir en algún momento” valoró.

Otra visión

Gregorio Patiño, vicepresidente de Nuevos Negocios de la compañía tecnológica Pragma, considera que más que una ciberguerra, el entorno digital sería un escenario más dentro de un posible conflicto.

Eso sí, aclaró que “creo poco probable que nos enfrentemos a una guerra cibernética total, aunque es posible. Existen todos los elementos para que se dé, pero es exageradamente bajito”.

Según su opinión, aun en condiciones de inestabilidad, el mundo conserva cierto grado de sensatez y que lo que se ve hoy en día son “amenazas de algunos grupos de ‘hackers’ o de organizaciones que se consideran terroristas y que buscan sus propios fines”.

“Lo que hacen es acceder a secretos sobre patentes o métodos o buenas prácticas, y hacer plagios. Yo creo que todo está enmarcado en espionaje industrial y propósitos comerciales”, acotó.

Para Patiño, una ciberguerra mundial generaría una destrucción muy alta, con consecuencias que no somos capaces de visibilizar.

“Como diría Albert Einstein, ‘No se cómo será la tercera guerra mundial, sólo sé que la cuarta será con piedras y lanzas”, cerró.

El Tiempo, GDA

Síguenos en Twitter...