El examen de admisión presencial fue suspendido debido a la pandemia. (Foto: UNMSM)
El examen de admisión presencial fue suspendido debido a la pandemia. (Foto: UNMSM)
Yerson Collave García

Periodista de Ciencia y Salud

yersoncollave@gmail.com

Luego de que se suspendiera el examen de admisión presencial de la debido a la pandemia, más de 15 mil postulantes rindieron la evaluación virtual de admisión, la primera de su tipo en la Decana de América. Tras la primera fecha de este proceso de admisión, se reportó lo que serían una serie de fallas de seguridad, entre ellos intentos de plagio e incluso transmisiones en vivo durante la prueba.

“La Policía Nacional del Perú y el Ministerio Público, quienes tienen a su cargo la investigación y la identificación de los actos dolosos han estado presentes durante el desarrollo examen; por lo que, la universidad ha denunciado a los postulantes identificados, y se procederá a su anulación y suspensión para futuros exámenes de ingreso, independientemente de las acciones legales que correspondan”, informó el centro de estudios la tarde del viernes 2 de octubre.

Desde que fue anunciado, el examen virtual fue criticado por un sector de postulantes, alumnos y egresados, pues aseguran que la UNMSM no brindaba las suficientes garantías para dicha evaluación virtual. Además, desde la Federación Universitaria de San Marcos (FUSM) se cuestionaba que muchos postulantes tendrían problemas para participar de este proceso, al no contar con los equipos adecuados ni la conexión a internet necesaria.

Se habilitaron 466 aulas virtuales durante el examen virtual. (Foto: UNMSM)
Se habilitaron 466 aulas virtuales durante el examen virtual. (Foto: UNMSM)

El Comercio se comunicó con la Oficina de Imagen de San Marcos para obtener más detalles respecto a las presuntas fallas de seguridad durante la prueba. En los siguientes días emitieron una serie de comunicados en los que brindaban detalles al respecto.

Los cambios realizados para el examen virtual

Una de las principales interrogantes antes este proceso virtual era cómo las autoridades universitarias asegurarían que los postulantes no comentan plagio y suplantación. En los procesos normales, un docente vigila a los alumnos y se realiza la verificación de identidad de cada uno de ellos. En este caso, la Oficina Central de Admisión aseguró que usarían el software SMOWL para monitorear a través de la cámara web a los postulantes, con la autorización del postulante. Los estudiantes deberían tener en todo momento la cámara encendida y habría supervisores que revisarían en todo momento que los postulantes no usaran otros dispositivos.

También se realizaría un control biométrico para confirmar la identidad del participante, dicha información sería corroborada con el uso de inteligencia artificial. Antes de prueba, la universidad no brindó detalles -públicamente- sobre este procedimiento, ni sobre cómo opera SMOWL.

La UNMSM dijo que se usaría la inteligencia artificial para corroborar la identidad de los postulantes. (Foto: Pixabay)
La UNMSM dijo que se usaría la inteligencia artificial para corroborar la identidad de los postulantes. (Foto: Pixabay)

Tras las dos fechas del examen virtual, la UNMSM en el que brindaba mayores alcances respecto a las medidas de seguridad que -aseguran- adoptaron: “Se adoptaron oportunamente todas las acciones de prevención y seguridad interna y externa para asegurar el desarrollo del examen de admisión bajo la modalidad virtual, desde la parte técnica e informática y protocolos operacionales, hasta coordinaciones con entidades externas (empresas eléctricas, operadores de internet del país, Google, etc.), a fin de mitigar los riesgos naturales del desarrollo de esta modalidad”.

Cuestionamiento al software utilizado

El uso de dicho software SMOWL fue cuestionado por la organización Hiperderecho, que alertó que pone en peligro los datos personales de los postulantes, pues que recopila información sensible. No se sabe si estos conocían el verdadero alcance de este programa informático. Para dar la prueba, debían descargar el software en su dispositivo y conceder todos los permisos que necesite para el uso de la cámara, el micrófono y el monitoreo de la navegación online y offline. La universidad no dio detalles sobre cómo tratará estos datos personales. Por todo ello, contra la universidad.

"Nos parece que la universidad no puede usar un software como este y, en general, no puede llevar a cabo un examen virtual de esta forma: sin informar a los postulantes, sin aclarar cuál es la empresa que está detrás de SMOWL, cuál va a ser el tratamiento de los datos. Esperamos que eventualmente la Autoridad de Protección de Datos Personales le diga a la universidad qué debe ser corregido y qué se deben tener en cuenta las instituciones educativas para llevar cabo exámenes virtuales y ala vez proteger los datos personales”, explica a El Comercio Carlos Guerrero, director de Políticas Públicas en Hiperderecho.

Entre los fundamentos de la demanda presentada ante la Autoridad de Protección de Datos Personales (APDP) del Ministerio de Justicia, la mencionada organización afirma que “la Universidad ha violado el principio de consentimiento de la Ley de Protección de Datos Personales, pues no ha informado debidamente a los postulantes sobre la forma cómo sus datos personales serán tratados, especialmente sus datos sensibles (imagen, voz) que ahora serán tratados a través del software SMOWL, pese a que estos aceptaron participar en el Examen de Admisión 2020-II cuando era presencial y por lo tanto, sería necesario que les vuelvan a pedir su consentimiento para tratar sus datos en el marco del examen virtual”.

Respecto al sistema SMOWL, el centro de estudios detalló en un comunicado posterior que “usa una técnica denominada eProctoring que permite monitorear y vigilar, desde diferentes lugares, la actividad que realiza el alumno durante el examen, de manera remota y a través del empleo de recursos telemáticos”.

“Durante el examen de admisión virtual, eProctoring se encargó de realizar capturas de pantalla a los postulantes en cada momento de la prueba, registrando todos sus actos durante el examen, más no en prohibir los accesos a diferentes páginas o a cometer actos impropios de un postulante a la UNMSM”, añade.

En los comunicados emitidos, que fueron revisados por El Comercio, las autoridades de San Marcos no aclaran si la base de datos de los postulantes fue registrada en la APDP, como establece la Ley de Protección de Datos Personales, ni se aclara cómo se tratará esta información sensible, que incluye nombres, números de DNI, correos electrónicos, etc. La universidad asegura que los postulantes recibieron “términos y condiciones para rendir el examen [a través de correo electrónico], entre los que se incluyó la aceptación del monitoreo, por cámara web, del eProctoring”.

No es la primera vez que las decisiones de las autoridades universitarias de San Marcos respecto a las modalidades virtuales son cuestionadas. La FUSM advirtió que gran sector de los actuales estudiantes no contaba con equipos adecuados para seguir las clases virtuales, además de no tener acceso a cobertura de internet.

El presunto plagio

Durante su realización, circularon en redes sociales imágenes de algunas preguntas del examen de admisión, compartidas por quienes serían postulantes. Dichas capturas también fueron replicadas por algunos centros de estudiantes.

Al respecto, la universidad asegura que “personas inescrupulosas vienen difundiendo, en redes sociales una serie de imágenes que no pertenecen a las preguntas del Examen de Admisión 2020- II Modalidad Virtual, ya que estas supuestas capturas de pantalla y videos no tienen la estructura de las preguntas de Destrezas Cognitivas (DECO)".

Según la FUSM, incluso se registraron transmisiones en vivo en las aplicaciones Discord y Twich. Esto, aseguran, dejaría en evidencia las fallas en el sistema de seguridad de la prueba.

“Para nosotros es indignante lo que ha sucedido el día de hoy. Nosotros ya habíamos alertado que este examen iba a generar dos situaciones: iba a negar el derecho a la educación a unos 10.000 postulantes que no pudieron inscribirse por no tener los medios necesarios y, por el otro lado, iba a dar pie a que se registren estas malas prácticas que el día de hoy hemos visto. Esperemos que las autoridades cancelen esta prueba”, le dice a El Comercio Ángel Terrones Lozano, presidente de la FUSM y estudiante de la Facultad de Letras.

La UNMSM asegura en un comunicado emitido el viernes 2 de octubre que “el sistema de seguridad con inteligencia artificial usado durante el examen ha captado cada movimiento de los postulantes y se vienen evaluando las imágenes obtenidas para identificar a las personas que cometieron estos actos [presunto plagio]”.

Cabe señalar que durante los simulacros virtuales de examen de admisión realizados en julio para evaluar la realización de la prueba, el 10% tuvo problemas de conectividad y energía eléctrica, según la organización Hiperderecho. Durante la prueba de hoy, el examen comenzó una hora tarde debido a cortes de luz en San Juan de Lurigancho y, según la FUSM, un grupo de postulantes no pudo ingresar a sus salas de Google Meets.

Nota: este informe fue actualizado para incluir un comunicado en el que la universidad brinda detalles sobre el sistema SMOWL.

VIDEO RECOMENDADO

Inician ensayos clínicos de la vacuna china con el segundo grupo de voluntarios en la UNMSM

TE PUEDE INTERESAR

Síguenos en Twitter: