(Foto: Shutterstock)
(Foto: Shutterstock)
Redacción EC

Los ataques cibernéticos están a la orden del día. Ante esto, lo mejor que podemos hacer para prevenirlos es mantener nuestras cuentas (correo, redes sociales, etc.) lo más protegidas posible. Pero ¿cómo lo logramos?

Una de las medidas más sencillas y económicas que podemos tomar es asegurarnos de tener una fuerte, algo que realmente pocos hacen. Lo habitual es que, a la hora de crear una contraseña, utilicemos palabras muy predecibles para los .

El pasado abril, el Centro de Ciberseguridad Nacional de Reino Unido (NCSC, por sus siglas en inglés) publicó un listado que incluyó 100.000 de las contraseñas más utilizadas y que han sido vulneradas por terceros en ciberataques.

La lista estuvo encabezada por estas:

1. 123456
2. 123456789
3. qwerty
4. password
5. 111111
6. 12345678
7. abc123
8. 1234567
9. password1
10. 12345

Así que si actualmente usas alguna de ellas para proteger tus cuentas, deberías pensar seriamente en cambiarla lo antes posible.

¿Cómo crear una buena contraseña?

Consultado por el portal español ABC, el experto en ciberseguridad Deepak Daswani señala que “una buena contraseña debe tener una longitud considerable y ser inteligible. El usuario no debe utilizar en ningún caso una palabra que tenga que ver con él, como sería su mes de nacimiento o su nombre. También debe contar con números, letras y signos especiales, como serían asteriscos o símbolos del dólar”.

Etay Maor, asesor ejecutivo de seguridad de IBM y hacker profesional, explica al medio 'Business Insider' que una buena opción es emplear frases completas como contraseña, algo que resultaría bastante difícil de descifrar para los ciberdelincuentes. 

Para crear el tipo de contraseña que el experto sugiere, es necesario pensar en una frase que resulte memorable y sea lo más larga posible. Cuantas más letras emplee más difícil será que un hacker pueda tener acceso a la misma. Un buen ejemplo, según Maor, sería “quiero ir a un concierto de Bon Jovi”.

Daswani, por su parte, considera que las palabras que se pueden encontrar en un diccionario no son nunca una buena opción. Lo mejor, considera, es utilizar reglas nemotécnicas, como emplear iniciales y colocar símbolos en medio de ellas.

Trucos

- Los expertos aconsejan tener claves únicas para cada servicio. Y para no olvidarlas se recomienda crear una “cadena estática”, es decir, una parte de la contraseña que no cambia.

- Puedes ayudarte de una frase, letras de canciones, citas de una película. Algo que te sea fácil de memorizar. Por ejemplo: “El Señor de los Anillos”

- Coge la primera letra de cada palabras (ESDLA)

- Entre cada palabra añade un carácter especial (E+S*D@L$A)

- A partir de esta raíz, podemos ir variando las contraseñas de nuestras otras cuentas

- De esta manera, si queremos crear una contraseña para Facebook, podríamos asociar la red social con el color azul del logotipo y añadir esta palabra a nuestra “cadena estática”. El resultado sería el siguiente: E+S*D@L$A.Azul

- También nos resultaría útil utilizar gestores de contraseñas como LastPass o 1Password. Estas herramientas son capaces de generar contraseñas aleatorias que resultan difícil de desvelar.

Síguenos en Twitter...