Exdictador Manuel Noriega demanda a creadora de videojuegos
Exdictador Manuel Noriega demanda a creadora de videojuegos
Redacción EC

Washington (DPA) . El ex dictador panameño Manuel Antonio Noriega demandó a la empresa Activision Blizzard por usar su imagen sin su consentimiento y retratarlo en el videojuego Call of Duty: Black Ops II como "un secuestrador, asesino y enemigo del estado", informó hoy el diario "Los Ángeles Times".

Noriega, el ex general del Ejército que gobernó Panamá seis años (1983-1989) antes de ser derrocado durante una invasión estadounidense en 1989, presentó el martes una demanda ante un tribunal de Los Ángeles contra Activision al considerar que utilizaron su nombre sin su consentimiento para "dar más realismo al juego", lo que "se tradujo en un aumento de las ventas".

En su demanda de 13 páginas, Noriega, de 80 años, acusa a Activision de "explotación ilegal y apropiación indebida para obtener un beneficio económico".

El ex dictador busca ser compensado por daños por enriquecimiento injusto, prácticas empresariales injustas y violación de los derechos de publicidad, precisó la web especializada en derecho Courthouse News Service.

"Call of Duty" es una de las series de videojuegos más vendidas de la compañía.
Según se explica en su página web, "Black Ops II", que se puso a la venta en noviembre del 2012, lleva a los jugadores "a un futuro cercano, la Guerra Fría del siglo XXI, donde la tecnología y las armas han dado pie a una nueva generación bélica".

En este videojuego, un despiadado criminal, llamado Raúl Menéndez, ha robado las claves de la infraestructura militar de Estados Unidos para utilizarla en su contra. En "Black Ops II", Noriega ayuda a la CIA a capturar a Menéndez, pero después traiciona a los estadounidenses y ayuda a liberar al criminal.

Noriega fue depuesto por la invasión de Estados Unidos a Panamá, en 1989 durante la administración de Ronald Reagan y pasó 20 años recluido en cárceles de Estados Unidos, hasta que en el 2010 fue extraditado a Francia, donde fue recluido en la prisión de máxima seguridad de La Santé, en París. En ambos casos enfrentó delitos vinculados con la droga.

En diciembre del 2011, el general fue extraditado por Francia a Panamá, donde actualmente cumple condena en la prisión de El Renacer.