Reseña: Dark Souls II, Crown of the Sunken King
Reseña: Dark Souls II, Crown of the Sunken King
Redacción EC

JAVIER MARTÍNEZ G.

Tan solo mencionar el nombre de Dark Souls es para algunos ‘gamers’ es sinónimo de terror. Pero al mismo tiempo, para otros significa coraje. Y es que desde que apareció esta franquicia –con un cambio de nombre a Demon’s a Dark- solo los más avezados e intrépidos ‘gamers’ se han dado el tiempo para adentrarse en territorios y reinos maldecidos, con la única excusa de acabar con los seres de inframundo que controlan dichas tierras.

Pero en este caso, y con Dark Souls II en el mercado desde el pasado marzo, llega a nuestras manos una nueva oportunidad de sumergirnos en las nuevas aventuras en este mundo gracias al primer material descargable (DLC) para este juego. Este lleva por título: Crown of the Sunken King (La Corona del Rey Hundido). Aquí trataremos de obtener una corona perdida, la cual otorga a quien porta un enorme y gran poder.

Cabe señalar que para jugar esta expansión no hace falta terminar el juego. Solamente debemos ubicarnos en la entrada ‘Shulva, Sanctum City’ tras vencer a The Rotten en The Gulch. Dicha entrada nos permitirá el ingreso a una nueva área. Allí nos daremos cuenta rápidamente que las cosas han vuelto a la normalidad; es decir, el grado de dificultad ha sido elevado nuevamente.

Es así que este DLC comenzó sacándome una gran sonrisa. Pero eso no es todo. Además, presenta un gran contenido con diversas variables. Un ejemplo de esto son la cantidad de enemigos y su dificultad para vencerlos. La mayoría de sus ataques los hacen en grupo y son de tipo venenoso. Así que la paciencia es la mejor consejera que podemos tener en esta aventura, ya que el hecho de rodear a un enemigo o usar nuestros escudos no serán suficientes.

¿Son estos enemigos de turno los verdaderos y únicos dolores de cabeza? No. Además de toparnos con zombis en armaduras y con mazos, arañas de grandes dimensiones, fantasmas y demás seres de ultratumba, son sus ‘stages’ o mapeados los que nos harán la vida imposible.

Tendremos muchas plataformas y pasillos que sirven perfectamente para los ataques, pero que al mismo tiempo nos generan confusión. Hay que añadir a esto un muy buen sistema de ‘puzzles’, sobre todo en el ‘stage’ de los calabozos, en donde tendremos una serie de columnas que deberemos mover y golpear de la manera adecuada. Un error significará enfrentarnos a demonios y demás criaturas. La inteligencia artificial (IA) de este DLC se presenta muy bien en todo momento.

Aunque todo esto suene muy bien y tengamos un promedio de 4 a 6 horas de nuevas aventuras, no todo es felicidad: la estética de los escenarios llega a ser algo genérica. Tal vez, algo más de vivacidad le hubiese caído bien, aunque gracias a este detalle, más de una vez nos hará preguntarnos si ya es estuvimos en un lugar o no, haciendo que este DLC sea todo un reto.

Pero fuera de esto, esta Corona del Rey Hundido es la excusa perfecta para regresar a un mundo diverso, repleto de enemigos junto a unos muy buenos ‘puzzles’ y dos ‘bosses’ o jefes que nos darán guerra literalmente.

NOTA

Para este análisis, he utilizado la versión de PC, pero también se encuentran disponible para PS3 y 360 a un precio de 10 dólares vía tiendas virtuales (PSN y XBLA).