Sonia del Águila

Abril,1966. Eran tiempos del televisor en blanco y negro con antenas de conejo, las familias se congregaban en sus hogares los sábados desde las 05: 00 p.m hasta las 08:00 p.m., para disfrutar del programa más sintonizado de la televisión peruana: “”, con en la conducción, el ‘Negro’ más querido por los más necesitados y blanco predilecto de la intelectualidad peruana.

Antes de convertirse en un imponente espacio televisivo, “Trampolín a la fama” fue solo un segmento del programa “Ómnibus Perú”. Sin embargo, ante un rotundo éxito de audiencia, pasó rápidamente a convertirse en una propuesta de dos horas de duración, las que se ampliaron a tres al iniciar 1985.

El programa liderado por Ferrando hizo historia en una época en la que no había televisión por cable. Entró al Libro Guinness de récords mundiales y estuvo entre los 100 mejores programas, según una lista publicada en 2005 por la edición de .

Acompañando a Ferrando en la coanimación, fieles representantes de un Perú de todas las sangres, hicieron gala de su histrionismo y empatía con el público: Violeta Ferreyros Tabbah, Ingerborg Zwinkel ‘La Gringa Inga’, Leonidas Carbajal Alvarado y Felipe Pomiano Mosquera 'Tribilín’. La dirección musical estuvo a cargo del célebre Otto de Rojas.

Las frases que se desprendieron del programa fueron un atractivo aparte. Muchas de ellas, como: “Un comercial y regreso”, “Siempre contigo”, “Vámonos con Faucett”, “Yo lo descubrí”, entre otras; se convirtieron en eslóganes.

Trampolín a la fama” fue paso obligado para los aspirantes a cantantes, imitadores o comediantes. Figuras del espectáculo peruano, como: Carlos Álvarez, Jorge Benavides, Hernán Vidaurre, Guillermo Rossini, Miguel Barraza, Melcochita, Fernando Armas, entre otros, tuvieron sus primeras presentaciones en el programa. En la última etapa se abrió un espacio a los cómicos ambulantes, con invitados como: Tripita, Mondonguito, El Poeta de la Calle y el Cholo Cirilo.

Regido por la espontaneidad, la improvisación y apodos que muchas veces resultaban hirientes, “Trampolín a la fama” se mantuvo 30 años en el aire. La última edición se emitió el sábado 11 de mayo de 1996, en víspera del Día de la madre. Al momento de cerrar el programa y, con profunda tristeza, Ferrando se despidió de su público diciendo: "Un comercial y no regresó. El televisor se apagó y el hombre de las guayaberas coloridas, nunca más volvió.

A continuación, Violeta Ferreyros revela detalles en torno al histórico programa que probablemente desconoces:

Violeta Ferreyros en entrevista con El Comercio.

PROPUESTA INICIALMENTE FUE RECHAZADA

“Augusto conducía ‘La escalera del triunfo’en Canal 9, cuando decide proponerle a Genaro (Delgado Parker) su nuevo proyecto: ‘Trampolín a la fama’. Era una propuesta atractiva, pero a ‘Papaupa’ no le interesó el formato; sin embargo luego aceptó porque ‘El Negro’ le hizo la oferta de su vida. Le dijo: 'págame el sueldo básico, pero todo lo que entra al programa es mío y todo lo que llega después de que diga: ‘un comercial y regreso’, es para ustedes y para que le paguen a mi gente".

DISCRIMINADA POR BAJA ESTATURA

“Augusto me decía 'chiquivieja’ porque era la menor del grupo, tenía 16 años, y el día que me propone trabajar con él, estaba en el canal, subiendo las escaleras. Me gritó: ‘Victoria’. Le dije, ‘me llamo Violeta’. Luego llamó a Héctor (Delgado Parker) para decirle que quiere trabajar conmigo, y me quedé. Pero el canal no me quería aceptar como modelo porque medía 1.50 m.. Genaro Delgado Parker, que era un hombre hermoso, me dijo: 'no puedes ser modelo porque las modelos tienen 1.70 m. de estatura, tú solo podrías ser una minimodelo".

LA VERDAD TRAS EL INGRESO DE LA 'GRINGA’

“Como la loca de la ’Gringa’ era mi amiga, habíamos trabajado juntas en “Haga negocio con Kiko”, le pedí que se sume a ‘Trampolín a la fama’, pero al principio no quiso. Me dijo: ‘Jamás trabajaré con Augusto porque no paga a la gente’. Sin embargo, al final aceptó por mí, para hacerme compañía, pues no quería que esté sola con tantos hombres”.

¿ROMANCES?

“A mí me inventaron un romance con Augusto, pero en el programa nunca hubo relaciones amorosas, solo amistad y respeto. Augusto supo complementar ese grupo, creó una cadena de unión”.

“SIEMPRE CONTIGO”

“Ya trabajaba en ‘Trampolín a la fama’ cuando Nicanor González, el dueño de Canal 4, me propone trabajar con él. Le agradecí por la propuesta, pero no acepté. Y Augusto, que se enteró de lo que había pasado y pensó que me iba, me preguntó en el programa: '¿Chiquivieja, verdad que te vas? Inmediatamente le respondí: ‘No, Agustito, yo en Trampolín a la fama siempre contigo’. Ahí quedó la frase para la eternidad”.

RELACIÓN ESTRECHA

“Decían que tenía domado a Augusto porque era la única que podía tranquilizarlo cuando se ponía a gritar en el canal, era su elixir. Le decía: 'callate, no grites’. Y siempre me hacía caso”.

CHANTAJE

“Manolo Salerno (periodista y crítico de espectáculos) salió con la estupidez de que Augusto estaba enamorado de mí y con eso lo chantajeaba. Un día escuché que le decía: ‘dame la mía sino declaro que Violeta está contigo y los cag.. a los dos’. Entonces, ingresé y le dije: ‘Quién es usted para decir tonterías, soy menor de edad, saca lo que quieras y te meto preso’. Luego le metí un cachetadón. Magaly Medina no fue quien mandó a parálisis facial a Augusto, fue Salerno. ”.

EXCÉNTRICO

“El ‘Negro’ nunca repitió una camisa en el programa y quien se las mandaba a confeccionar con telas de afuera, era su hijo Juan Carlos. Le gustaba mucho que sean coloridas".

“HAGA NEGOCIO CON CUCO”

“Fue un concurso en el que pedíamos cosas raras a cambio de premios. El nombre lo puso Augusto, se inspiró en el programa ‘Haga negocio con Kiko’ de Kiko Ledgard. En ese programa trabajé antes de ingresar a ‘Trampolín a la fama’".

BASADO EN LA IMPROVISACIÓN

“Trabajábamos sin libreto, todo era espontáneo, decíamos lo que se nos ocurría en el momento, y sí, bromeábamos con la gente, pero lo que hacía Augusto no se compara con el programa de Laura Bozzo”.

FINANCIAMIENTO PROPIO

“Todos los premios los conseguía Augusto a través de auspiciadores. Les pedía, por ejemplo, dos refrigeradoras, regalaba una y la otra la guardaba para venderla a bajo precio a fin de año. Y el dinero que recaudaba se lo regalaba a la gente del pueblo. De esa forma ayudaba”.

PÚBLICO DEMASIADO AFECTIVO

“La gente era cariñosa y muchas veces no medían su afecto, se acercaban a nosotros para tocarnos y agarrarnos con fuerza. A mí cuántas veces me han roto el vestido, por eso siempre llevaba uno de repuesto u optaba por usar blusa y pantalón. Fue una etapa linda, la extraño. Creo que el día que la gente deje de decirme en la calle: ‘Buenas tardes, Perú, siempre contigo’, me voy a marchitar".

SUELDOS

“Yo era la mejor pagada del programa. ‘Trampolín a la fama’ fue un éxito rotundo, entramos al récord de la revista Rolling Stones, también a los récords Guinness”.

HIJOS DE AUGUSTO

“Los hijos de Augusto querían estar en el programa, pero su padre no quiso porque quería que cada uno tenga su sitio, su espacio”.

CUATRO RAZAS

"Augusto tuvo un ojo muy grande para todo. Como coconductores escogió un negro de verdad, de Chincha (Tribilín); un cholo que se creía la divina pomada, que quería sobresalir (Leonidas Carbajal); escogió una gringa que no sabía hablar el castellano (‘Gringa Inga’), y una pituca miraflorina, la mocosa coqueta del grupo (Violeta).

PEPE VÁSQUEZ

“En una de las ediciones del programa, un moreno que estaba sentado en la parte de arriba, me empezó a piropear. Me decía: ‘Pituquita, mírame. Por qué te dicen vieja si estás rica, qué bonita eres’. Entonces, le dije a Augusto que ese negro estaba jod.... y que lo haga bajar para que juegue. Una vez en el set, ese hombre molestoso nos dice que era el hijo de Porfirio Vásquez. Acabábamos de descubrir a Pepe Vásquez”.

LOS CÓMICOS AMBULANTES

“Estábamos pasando por el Parque Universitario y Augusto al ver bastante gente reunida, pide detener el carro. Entonces bajo para ver qué pasaba y me encuentro con un grupo de hombres contando chistes, eran los cómicos ambulantes. Augusto pidió que se acerquen a la ventana del carro y les invitó al programa. El ‘Negro’ y yo los descubrimos”.

POSTERGÓ SALIDA DE LA TV

“El ‘Negro’ quería retirarse de la televisión cuando cumplió 29 años; pero le dije que no lo haga, que espere hasta cumplir 30. Y buscando convencerlo para que continúe, su hijo invitó al programa a Alberto Fujimori, quien quiso bailar conmigo, pero me negué. Le dije que no iba a bailar con un hombre que tenía secuestrada a Susana, su esposa. Por esa osadía casi me botan del canal”.

SALIDA TEMPORAL

“Cuando Augusto viaja, Chicho Mendoza ocupa su lugar, y pide que me saquen porque -supuestamente- no podía trabajar conmigo. Entonces me fui del programa y cuando vuelve el ‘Negro’ y no me encuentra, me busca para pedirme que regrese. Me negué porque estaba dolida, luego Augusto recurre a mi esposo para que le ayude a convencerme. Finalmente volví y nunca más volví a aparteme de su lado”.

LA DESPEDIDA

“Después del último programa no hicimos nada, cada quien se fue a su casa, yo llegué a la mía, llorando. Nunca más volvimos a juntarnos todos, a veces veía a Tribilín porque venía a fastidiar a mi hija Violeta”.