Aldo Miyashiro y Erika Villalobos, antes de revelarse el 'ampay'.
Aldo Miyashiro y Erika Villalobos, antes de revelarse el 'ampay'.
Redacción EC

ha demostrado ser como el ave fénix y se ha levantado de su cenizas tras el ‘ampay’ a Aldo Miyashiro con Fiorella Retiz para mostrarse públicamente primero en el evento por los 25 años de Preludio y ahora en su primera entrevista tras lo ocurrido con su aún esposo y padre de sus hijos.

En la conversación, de casi una hora, con un canal peruano de YouTube, la actriz se mostró bastante tranquila y a pesar que el creador de contenidos fue muy respetuoso con el momento que viene atravesando, la cara y el tono de su voz al responder cada pregunta dejó en evidencia que no la está pasando muy bien.

“Palabra de Mujer” es el título del clip y si bien, Villalobos habla de varios temas como su carrera artística, de Torbellino, de qué quería estudiar, entre otros, la parte más importante e interesante llega casi al final, cuando se le consulta cómo lidia con las polémicas que surgen alrededor de ella, en referencia indirecta al ‘ampay’ .

“No es tan jodido en realidad porque yo simplemente si no quiero, no contesto; es lo que yo normalmente hago. A mí no me gusta mucho hablar de mi vida porque la gente a veces piensa que yo le debo una explicación o que yo tengo que hablar. Yo no he sido escogida por el pueblo en todo caso... De repente (si fuera) un político, quizás... Yo a la gente le debo mi trabajo, si no estoy en mi trabajo yo no tengo porque hablar si quiero hablo y si quiero no hablo. Yo siempre elijo no hablar salvo que me provoque”, dijo inicialmente.

Pero luego sacó su lado de ‘mamá leona’ para precisar: “Lo que si me molesta es cuando se meten con mi familia, cuando se meten con mi hijos, cuando los graban, cuando se ponen en la puerta de mi casa, ahí si puedo perder los papeles y soy capaz de todo. Con mis hijos no se metan y en estos días (con lo del ampay) me ha tocado también (reaccionar)... Todo lo que quieran conmigo yo sabré como manejarme pero no tienen por qué meterlos a ellos en nada”.

Al ser consultada sobre los límites que rompen algunos medios periodísticos por conseguir una primicia, Érika fue bastante clara al respecto. “Hace tiempo que (los medios) han perdido la noción (de hasta dónde llegar); hay una cosa que es como muy egoísta (...) El problema es que afecta a mucha gente inocente y por otro lado hay mucha información equivocada entonces también nosotros como espectadores tenemos exigir una mejor información no puedes aceptar cualquier cosa no simplemente porque alguien lo dijo en la televisión es verdad”, explicó.

Y agregó: “Me refiero a ciertas cosas, hay ciertas cosas que son evidentes, pero hay otras que la gente se las cree simplemente porque alguien las dijo en televisión y la mayoría de las veces no es así porque la gente en televisión no conoce a las personas, porque nadie me conoce a mi”. “Yo estúpida no soy, pero la gente habla como si sí... Con el tiempo he aprendido que es mejor seguir con el silencio, es mejor, siempre va a ser así y después se te va a pasar un poquito la molestia (de tener que callar)”, finalizó.