Gisela Valcárcel
Redacción EC

reflexionó sobre la maternidad y el aborto en el especial de Navidad de "", el programa que conduce en América Televisión.

La conductora le pidió unas palabras a Pedro Loli, participante que está a punto de convertirse en padre por primera vez, y este confesó que cuando recibió la noticia de su pareja sintió miedo. 

Gisela Valcárcel aprovechó esta confesión para explayarse sobre un tema que ya ha tocado anteriormente: su apoyo al movimiento pro vida. "Lo que dice Pedro es cierto. Qué padre o qué madre no se asusta", afirmó la rubia, quien dijo considerar necesario manifestarse sobre el tema del aborto, pese a la críticas que podía generar.

"Por personas valientes nacen niños en esta tierra. Siempre voy a aprovechar, aunque algunos activistas no están de acuerdo conmigo. Voy a aprovechar esta Navidad porque algunos activistas prefieren defender la vida de un perro pero decirle a una mujer que aborte", afirmó en "El gran show".

"Yo tengo otra posición, respetando la de cualquiera, por supuesto. Mi posición es la de sí a la vida, cualquiera sea el momento en el que te toque, cualquiera sea la circunstancia, (dile) sí a la vida (...) Es difícil ser madre o padre en cualquier circunstancia, seas menor de edad o tengas 35 o 38 años. Es difícil por la responsabilidad que tiene. Celebro la vida ahora que celebramos la Navidad. Sé que hay alguien que estaba necesitando este mensaje. Otros dirán '¿para qué hablas de eso?  Pero si hay una persona que se agarra la panza y dices gracias señor, (yo le digo) sé fuerte y valiente, porque lo que viene siempre será mejor", declaró la animadora.

Gisela Valcárcel también recordó su experiencia como madre adolescente, pues su hija Ethel nació cuando ella tenía 17 años.

"Aquí donde me ves ya convertida en una tía, tuve 17 años y a mi panza llegó un bebe. Bendito sea Dios que no apareció nadie que me dijera que yo tenía la opción y que podía abortarlo. Bendito sea Dios porque gracias a que no apareció nadie pude tener a Ethel. Gracias a que no apareció nadie conocí a Doménica y a Luana, las hijas de Ethel. Y sí, fue difícil ser madre", sentenció la animadora.