Redacción EC

ANA MONZÓN Y ALDO VELA
 

El dolor la anula, la paraliza, la enferma. La vez que salió en televisión Maduro, terminó en la cama y sumergida en las honduras más oscuras de la pena.

Korina Rivadeneira, llanera de nacimiento, peruana de corazón, a sus lozanos 22 años, ha decidido no someterse nunca más a la angustia. Ahora quiere pelear, salir adelante y vivir el momento, el presente que desfila ante tus ojos.

“Si la situación ya era terrible cuando salí en ese reportaje, pues ahora está veinte veces peor. No me gusta tocar ese tema porque realmente me pongo mal y me preocupo por mi familia que está allá, por no poder viajar, así que lo mejor en estos momentos es disfrutar el momento y alcanzar de a pocos las metas”, reflexiona.

Así, Korina ha resignado el proyecto personal del modelaje por el tiempo que le sea necesario. Durante algunos meses estuvo rechazando los propuestas para retornar a los programas de competencia de la tarde hasta que, llegado un momento, cambió de parecer: “Creo que me rendí y opté por sacarle el mejor provecho a las oportunidades, disfrutar el presente y esperar a ver cómo se den las cosas en un futuro inmediato”.

LOS PLANES TRAZADOS
El horizonte se presenta favorable para ella, pues se encuentra en plenas negociaciones para participar en un nuevo largometraje nacional cuyo rodaje, en primera instancia, está planteado para el próximo año. “Se trata de una película de suspenso y drama. Sería la primera actuación que realizo en cine, pero no puedo hablar mucho hasta que las propuestas y el trabajo se formalicen”, explica.

Mientras tanto, las labores de Korina se concentran en su regreso al programa , donde comparte labores con el que ahora es su pareja, el fornido Krayg Peña, con quien mantiene una relación de año y “piquito”.

“Tenía mis reservas para trabajar con él, porque uno va bien y a veces va mal, como todos. Y era como trasladar la casa al trabajo. Pero a mí lo que me animó a participar en el programa ha sido la calidad de gente que trabaja aquí. Así no me pagasen mucho yo siempre elegiría trabajar aquí”.

Elección que la lleva a competir al interior del programa y en el selector de canales. “Creo que en suma son como cuatro programas de ‘realities’, y ahora se anuncia una nueva producción. Una desea que le vaya bien a todo el mundo, pero un ‘reality más’ satura. Ojalá que traigan juegos nuevos y tengan un estilo diferente para que puedan agradar a otro tipo de público, porque más de lo mismo ya cansa”, argumenta.