Brad Pitt y Jennifer Aniston a inicios del 2000 (izq.) Angelina Jolie junto a Pitt. (Foto: Agencias)
Brad Pitt y Jennifer Aniston a inicios del 2000 (izq.) Angelina Jolie junto a Pitt. (Foto: Agencias)
Juan Luis  Del Campo

Hay una escuela de pensamiento que considera que la historia es cíclica y el tiempo es un círculo plano. Que todo lo que pasó, volverá a pasar y que no hay nada nuevo bajo el Sol (parafraseando un popular libro religioso). Lo vemos todos los días con el regreso de populares modas como las chaquetas de cuero, los lentes de aviador y los tocadiscos, rescatados del olvido para volver a ser ‘disfrutados’. Pero hay otra tendencia de hace más de una década que está regresando: nos referimos al ‘Braniston’, acrónimo utilizado para describir la relación entre el galán de Hollywood y la actriz que fue la comidilla de cientos de revistas y diarios a partir del año 2000.

‘Braniston’, que ha tomado fuerza gracias al reencuentro de ambos actores en eventos tan publicitados como el Globo de Oro y los SAG Awards, había sido desplazado a las arenas del olvido en 2005 con el nacimiento de la relación entre Pitt y Angelina Jolie en el set de la película llamada “Mr & Mrs Smith”, donde ambos actores interpretaban un matrimonio que escondía su trabajo como espía de su pareja.

En ese entonces el actor de “Fight Club” estaba casado con Aniston, pero la relación con Jolie llevó a “diferencias irreconciliables” que causaron un divorcio que incluso ahora es recordado en la cultura popular. Es por eso que cuando en 2016 Jolie y Pitt decidieron a su vez divorciarse debió haber cierto regocijo entre los fans de Braniston. La historia es un círculo.

Es casi imposible medir cuestiones tan abstractas como influencia de algún elemento, sobre todo con décadas de distancia. Una de las maneras de medir sería buscando la cantidad de contenido sobre las respectivas parejas, pero los avances tecnológicos y los cambios de los hábitos de lectura del papel a la web desde inicios del milenio hacen que cualquier medición de este tipo distorsione la realidad.

A pesar de esto es claro que ‘Brangelina’ fue una de las pareja más influyente de la década, mientras que ‘Braniston’ no fue sino un colofón hasta hace poco, mucho después del publicitado divorcio entre Jolie y Pitt en 2016.

Es lógico, tomando en cuenta que cuando Jennifer Aniston y Brad Pitt se conocieron, ambos eran dos estrellas ascendentes tanto en la televisión como en el cine. Pero cuando en 2006, cuando Jolie y Pitt revelaron su relación, eran por separado dos de las figuras más influyentes de Hollywood. Juntos, eran imparables.

$$$

que entre 2004 y 2016, Angelina Jolie y Brad Pitt generaron juntos US$555 millones entre su trabajo y sus distintos negocios, siendo un estimado de US$315 millones producidos por el actor. Debido a la naturaleza privada que tuvieron los procedimientos de divorcio, no se sabe exactamente como fue la separación de bienes en el caso de ‘Brangelina’, aunque si se ha difundido que Pitt está pagando manutención de los seis hijos que tenían juntos y que hay algunas propiedades en disputa.

Mientras tanto lo generado durante la época del ‘Braniston’ fue más modesto, aunque mucho más allá de la imaginación de los simples mortales. Si bien no hay datos cuanto generó Pitt ni Jennifer Aniston mientras estaban casados, pero hay que considerar que a partir del 2002 la actriz se convirtió en una de las mejores pagadas al negociar con el elenco de “Friends” a que les paguen US$1 millón por episodio. Según Hello!, el divorcio entre ambos terminó con una división de un patrimonio de casi US$60 millones en partes equitativas.

En el ojo de la tormenta

Otra muestra de la relevancia que tuvieron ambas parejas son la cobertura en los medios algunos eventos importantes en sus vidas. Comparemos la atención que tuvieron ambas bodas. Mientras que cuando Pitt y Aniston se casaron un 29 de julio en Malibu, lo hicieron en una relativamente ‘modesta ceremonia’ de US$1 millón acudida por 200 invitados, entre sus colegas, familiares y amistades. Debido a las medidas de seguridad, no hay muchas fotografías de dentro de la boda, aunque hay bastantes imágenes aéreas del área donde ocurrió. Fue, por supuesto, portada de todas las revistas de entretenimiento, aunque no al grado que tendría el siguiente matrimonio de Pitt.

Es así que cuando Pitt y Jolie finalmente decidieron casarse en 2014 fue después de una larga expectativa dos años después de que se comprometieran. Las nupcias fueron en una ceremonia privada en el castillo de la pareja Château Miraval, al sur de Francia, a la que atendieron solo 20 de las personas más cercanas del dúo. Sin embargo, el interés de los medios fue tan grande que la revista People pagó US$2 millones por fotografías de la ceremonia.

Una cantidad exorbitante, pero que no se compara a los US$6 millones que pagó la misma publicación por imágenes de la primera hija biológica de la pareja Shiloh Nouvel Jolie-Pitt en 2006, un nacimiento que también le valió a los actores y su retoño unas figuras de cera en el prestigioso museo de cera de Madame Tussauds. Incluso esa increíble suma no se acerca a los US$14 millones pagados en 2008 por People y Hello! por imágenes exclusiva del nacimiento de los gemelos de la pareja, Vivienne Marcheline y Knox León.

Compartiendo pantallas

A pesar de estar casados estar juntos por 12 años, Angelina Jolie y Brad Pitt solo compartieron la pantalla en dos ocasiones. En 2005, con la salida de “Mr. & Mrs. Smith” que dio inicio a su relación, y en 2015 con “By the Sea”, cinta dirigida por Jolie sobre un matrimonio fallido en la costa de Francia. Premonitoria y, a la vez un fracaso en las taquillas, logrando recaudar solo US$3,3 millones de su presupuesto de US$10 millones.

Por supuesto, el poder del ‘Brangelina’ no se puede subestimar y, si bien los actores no compartieron la pantalla chica, si fueron mencionados y parodiados en programas como “Los Simpson” y “Padre de familia”.

Mientras tanto la única colaboración entre Jennifer Aniston y Pitt ocurrió en uno de los mejores episodios de “Friends”. Titulado “The One with the Rumor”, este episodio emitido en la octava temporada de la serie presenta a Pitt como Will Colbert, un archienemigo de Rachel Green (Aniston) de la secundaria que inició un rumor de que la exporrista tenía órganos sexuales masculinos y femeninos. Su antagonista relación, en contraste a la que tenían en la vida real en ese momento, hizo de este uno de los capítulos más memorables de la serie.

Además de mantenerse como un icono en la cultura popular, este episodio le valió a Pitt una nominación en los premios Emmy. Ahora que Pitt y Aniston están amistados, y ante los múltiples pedidos de un reencuentro de “Friends”, ¿habrá una oportunidad del regreso de Will Colbert?

Pero al fin de cuentas esta duda de sobre quién fue más influyente solo lo puede resolver las propias personas, por lo que te invitamos a participar en nuestra encuesta.

También te puede interesar