Redacción TV+

El primer brote de en China determinó que las personas mayores de 60 años son las más propensas a contraer el virus, además de tener la tasa de mortalidad más alta de los infectados. Por esta razón, determinamos qué estrellas de se encuentran con más riesgo de contraer la enfermedad.

Jack Nicholson, el actor y productor de cine recordado por sus papeles en “El resplandor”, “Mejor...imposible" y “Atrapado sin salida”, tiene 82 años; y aunque no haya presentado síntomas del virus, es una persona de riesgo.

Woody Allen, con una carrera de largo aliento que integra más de 40 películas, también tiene una probabilidad de contagio. El director de cine está próximo a publicar sus memorias a los 84 años.

La dos veces ganadora del Oscar y aclamada actriz de los años 40, Olivia de Havilland, es otra de las figuras de Hollywood que corre riesgo frente al coronavirus. La estrella de “Lo que el viento se llevó” es una de las más longevas del cine a sus 103 años.

Julie Andrews alcanzó la fama por interpretar a Mary Poppins en la película homónima y hoy, con 84 años, es una de las actrices icónicas del cine que se encuentra más propensa a contraer la enfermedad.

Y si hablamos de figuras todavía vigentes, es imposible no mencionar a Morgan Freeman. A pesar que el actor ganador del Oscar reconoció en 2019 que el único problema que sufrió fue torcerse el tobillo, sus 82 años lo convierten en un blanco fácil del virus.

En esa misma situación está la activista y exmodelo Tippi Hedren, quien a sus 90 años y luciendo saludable, puede sorprender con el contagio del COVID-19.

Sean Connery, el James Bond de 1962, tiene hoy 89 años y, si bien ya se encuentra retirado del cine, es una víctima fácil por su avanzada edad.

Finalmente, el aclamado Clint Eastwood, aún vigente a sus 89 años, es uno de los directores de cine más expuesto a contraer la enfermedad.

TAGS RELACIONADOS