Redacción TV+

Cinco años han pasado desde el final de “”, la serie que le dio un nueva imagen a las producciones juveniles. Desde entonces, el éxito recibido durante sus seis temporadas fue heredado por sus protagonistas. Sin embargo, para algunos de ellos este no fue suficiente y protagonizaron las tragedias más sonadas de la televisión estadounidense juvenil.

Este jueves, se dio a conocer la lamentable desaparición de Naya Rivera, quien lleva no habida desde la tarde del miércoles tras caer al agua en un lago cercano a Los Ángeles. Las labores de búsqueda y rescate de la actriz continúan, luego que alquilara una embarcación de recreo junto a su hijo en el Lago Piru.

Según narran las autoridades de Ventura, los pasajeros de un segundo bote encontraron al hijo de Rivera, de 4 años, solo y dormido en el barco con un chaleco salvavidas. Al parecer, el menor estaba ileso y comentó a las autoridades que salió a nadar con su madre pero ella nunca regresó.

A pesar de utilizar helicópteros, drones y equipos de buceo, los equipos de rescate no han conseguido dar con el paradero de Rivera en el Lago Piru, una reserva de 500 hectáreas. Después de llevar a cabo labores de búsqueda durante 24 horas sin éxito, las autoridades presumen que murió ahogada.

Este lamentable hecho trae a la memoria lo sucedido con Cory Monteith y Mark Salling años atrás. Como se recuerda, Monteith, quien interpretó a Finn Hudson, falleció en 2013. Luego de las investigaciones respectivas, se determinó que se trató de un suicidio. Por aquellas épocas había sido internado en un centro de rehabilitación por su adicción al alcohol y las drogas.

Tras el suicidio de su colega, Mark Salling, quien dio vida a Noah ‘Puck’ Puckerman, le dedicó unas palabras. “Cory Monteith fue un gran líder como personaje y (gran) persona en la vida real. Es un gran vacío (el que deja). Aún pienso en él todo el tiempo”, declaró el actor de “Glee” a través de la revista People.

Él era como el quarterback (jugador de fútbol americano) del show, lo cual suena cliché porque el episodio (tributo) fue llamado así, pero él era de ese modo en la vida real”, añadió.

La muerte de Cory Monteith afectó a todo el elenco, pero en especial a la actriz Lea Michele, quien fue su pareja y le brindó apoyo las veces que requirió atención médica por sus vicios. Tras la muerte, ella le escribió una canción.

Coincidentemente, Mark Salling tendría el mismo final años más tarde. El actor se declaró culpable de posesión de pornografía infantil en 2017, luego de aceptar haber descargado de internet miles de archivos de pornografía infantil durante varios meses de 2015.

Según los investigadores, se hallaron 50.000 imágenes pornográficas y eróticas de niños y 600 vídeos con la misma temática en el domicilio de Salling; delito por lo el que debió afrontar una pena de cárcel de entre cuatro y siete años.

No obstante, en 2017, el portal TMZ reveló que Salling habría intentado suicidarse en agosto, tras lo cual fue llevado a un hospital y, posteriormente, a una institución psiquiátrica. El intento finalmente fue concretado dos meses antes de la lectura de su sentencia, cuando el actor apareció muerto en su casa de Sunland, confirmándose el suicidio.

TE PUEDE INTERESAR