Olenka Zimmermann se prepara para asumir un nuevo reto televisivo con "Crónicas de impacto". (Foto: Edward Alba)
Olenka Zimmermann se prepara para asumir un nuevo reto televisivo con "Crónicas de impacto". (Foto: Edward Alba)
Sonia del Águila

Luego de ser separada de “Al sexto día”, encontró en “Conexión dominical”, magacín matutino de Willax TV, la oportunidad de retornar a la TV. Una oferta conveniente, aunque no era la que esperaba. Una propuesta generosa que abrió camino a lo que vendría después: “Crónicas de impacto”. Se trata de un nuevo espacio sabatino nocturno, con el que la presentadora promete “rescatar de las garras del aburrimiento a los noctámbulos y reos de la nocturnidad”.

“Pronto regresaremos con las verdaderas crónicas de impacto tan ‘black’ y ‘sabbath’ como la noche me lo permita. Estén atentos gatos techeros, insomnes, bohemios. La primera semana de agosto regreso a los sábados. La salida del programa estaba prevista para el 1 de agosto, pero por cosas de protocolo hemos tenido que retrasar el estreno”, señala Zimmermann en comunicación telefónica desde Máncora, Piura, lugar que eligió para recargar energías.

MIRA: “Nubeluz”: Qué decía la llamada ‘Biblia’ del programa, en qué se inspiraron sus famosos conos y otros secretos

En esta nueva etapa televisiva, la recordada ‘Chica de impacto’ estará acompañada del mismo equipo de producción de “Conexión digital”, liderado por Verónica Alcántara. “Crónicas de impacto” saldrá al aire los sábados a las 9:00 p.m. por Willax TV.

“El programa tendrá mi estilo, mi personalidad, el mismo que impuse en ‘Al sexto día’. Mi manera de conducir seguirá siendo la misma, siempre con ese toque positivo, pues para enterarse de cosas feas están los noticieros. Nosotros ofreceremos entretenimiento sano: crónicas sobre personajes, viajes y curiosidades”, manifestó la presentadora de TV.

-¿”Crónicas de impacto” sale a competir en el horario con “Al sexto día”? ¿Tendrá el mismo formato?

Saldremos los sábados por la noche, pero no competiremos en el horario porque mi programa empezará a las 9:00 p.m. y tendrá solo una hora de duración. Más adelante, una vez que cuaje, probablemente se extienda a dos horas. Si eso llega a ocurrir, entonces sí competiremos porque ellos salen a las 10:00 p.m.. “Crónicas de impacto” tendrá mi estilo de conducir, mi personalidad, pues no puede ser de otra manera. Tocaremos temas diversos, menos políticos y económicos. Esos temas se los dejaremos a los noticieros.

-¿Cuál es tu estilo de conducir?

Soy lo que soy dentro de mis limitaciones. Cuando estoy conduciendo el programa entro en una actitud, en un personaje, pues tengo que respetar la línea editorial y porque un menor de edad o un abuelo pueden estar viéndome. Tengo una cábala para salir al aire, siempre pienso que mis abuelos que han fallecido me están viendo, entonces trato de ser lo más divertida posible y de no ir más allá. Mantengo ese equilibrio porque estoy pensando que ellos me quieren fresca, original y espontánea.

-¿El nombre del programa está inspirado en ‘Chicas de impacto'?

Sí, la gente de la producción propuso el nombre. Me da risa que todavía sigan relacionándome con esa etapa de mi carrera.

-A un año de haber salido de “Al sexto día”, ¿sigues pensando que perdió la brújula, que se ha deshumanizado?

“Al sexto día” era humilde, sencillo, pero no del montón. Ha pasado a ser amarillista, se ha convertido en un programa basura, ya no tiene rebote, nadie comenta sobre sus reportajes. Quisieron copiar una fórmula y no les funcionó.

-¿En qué quedó la demanda que le interpusiste al canal por incumplimiento de contrato?

El poder judicial está parado, continuaré con el proceso apenas se reactive todo, porque estoy en mi derecho. Si el canal me hubiese dicho: “Olenkita toma tu plata”, me hubiese quedado tranquila; pero ni el último mes me reconocieron. Me avisaron casi finalizando el mes y en el contrato que firmé decía que me podían despedir sin ningún beneficio solo si el programa salía del aire. Y eso, como todos sabemos, no ocurrió.

-¿En algún momento de tu carrera te costó lidiar con la fama?

Nunca, porque nunca he estado muy metida en la farándula, Programas de mala onda quisieron meterme, pero no pudieron. Si investigan mi vida, me ponen un paparazzi, van a ver que es bien aburrida. Yo no salgo con futbolistas, no me encuentro con nadie, vivo en Punta Hermosa, un barrio donde hay cuatro gatos. Mi vida privada la tengo bajo siete capas de tierra, recontra privada, como tiene que ser.

Olenka Zimmermann vuelve a las noches, un horario que le apasiona porque le permite ser ella misma. (Foto: Edward Alba)
Olenka Zimmermann vuelve a las noches, un horario que le apasiona porque le permite ser ella misma. (Foto: Edward Alba)

-Incursionaste en el modelaje siendo adolescente. ¿Qué representa esa etapa en tu vida?

De chibola fui modelo porque me dio dinero, gracias al modelaje pude pagarme el último año del colegio, mi departamento...; pero modelar no fue algo que me gustara hacer. Me siento más cómoda haciendo reportajes, conduciendo programas.

-En la industria de la moda no todo es glamour, también tiene un lado oscuro. Muchas modelos han denunciado haber sufrido de acoso sobre todo en sus inicios. ¿Viviste alguna experiencia de ese tipo?

Nunca me han acosado, nunca se me ha juntado un mañoso. Por eso no entiendo cuando hablan de pervertidos en el modelaje. Nunca lo sentí, para nada. Será por mi carácter que no se me acercaron. A mí siempre me han tratado como una señorita. Pero eso de estar todo el rato posando, pierdes el incentivo.

-Fuiste una de las modelos de “Zona de impacto” más requeridas por el público y la prensa, ¿por qué dejaste el programa?

Porque no evolucionó, Meneses (Javier) parecía Brad Pizza con sus chicas. Me pagaba bien, viajábamos; pero ya no me ilusionaba. Entonces, me di media vuelta y le dije: “Hablamos, amigo”. Luego colgué los bikinis.


-¿Esa también fue la razón por la que no estuviste en el calendario de ‘Chicas de impacto'?

Meneses me llamó para participar, pero no me gustaba el estilo, no era lo mío. Después hice mi propio calendario con fotos más sofisticadas.

-Luego incursionaste en actuación, nada menos que con un rol protagónico al lado de Salvador del Solar, en “Lluvia de arena”. ¿Qué tal la experiencia?

Aprendí bastante de todos los actores, ellos se portaron muy bien conmigo, me apoyaron muchísimo porque sabían que no había llevado un taller, no tenía experiencia. Salvador me ayudaba a pasar letra, es una gran persona.

-¿Por qué no seguiste actuando?

Una mala experiencia me llevó a tomar esa drástica decisión. Fue un tema difícil, traumático del que -posiblemente- en algún momento hable. Ahora estoy enfocada a la conducción de programas de TV y lo disfruto. Willax TV es un canal que me ha dado la libertad de ser yo misma, se han portado muy bien conmigo.

Olenka Zimmermann incursionó en el modelaje cuando era adolescente. (Foto: Edward Alba)
Olenka Zimmermann incursionó en el modelaje cuando era adolescente. (Foto: Edward Alba)