Ester Expósito en "Alguien tiene que morir", serie donde interpreta a un personaje muy similar a la recordada Carla de "Élite". Foto: Netflix.
Ester Expósito en "Alguien tiene que morir", serie donde interpreta a un personaje muy similar a la recordada Carla de "Élite". Foto: Netflix.
Patricia Castañeda Alva

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

” retrata la dictadura franquista en la década de los cincuenta en una Madrid conservadora y crítica hacia las personas que viven y piensan diferente al resto. Con un elenco de lujo, se suponía que esta ficción de solo tres episodios seria una obra maestra. No fue así, aunque tampoco es un desastre como lo han planteado algunos críticos internacionales.

La serie es escrita y dirigida por el mexicano Manolo Caro, cuyo trabajo en “La casa de las flores” fue bien recibido en la primera temporada, pero que se fue desinflando en el transcurso de los episodios. En esta ocasión, Caro regresa con un drama lleno de misterios y de momentos que pueden generar impacto en la audiencia. Desde el título, el espectador de “Alguien tiene que morir” ya sabe que algo ocurrirá en el final, mientras se entrelazan historias. La trama convence, pero el guion es flojo.

Esta miniserie de Netflix narra la historia de una familia muy adinerada y mucho poder de Madrid: los Falcón. Pero, como ya es común en sus otras ficciones de Caro, tienen un secreto. Los problemas en este clan de privilegiados se incrementan cuando regresa de México Gabino (Alejandro Speitzer), tras educarse durante una década junto a su familia materna. No regresa a Madrid solo.

LEE TAMBIÉN: “Emily in Paris: la chica de Netflix que odiamos sin conocer”, por Roger Loayza

Su madre Mina (Cecilia Suárez) se encuentra muy feliz de volver a verlo, mas no ocurre lo mismo con su abuela (Carmen Maura) y su padre (Ernesto Alterio). Esta familia conservadora no puede procesar que Gabino sea amigo de un bailarín mexicano llamado Lázaro (Isaac Hernández), y con quien aparece para quedarse unos meses antes de irse a París. O al menos, esa era la idea de ambos.

Imagen del primer episodio de la serie "Alguien tiene que morir". (Foto: Netflix)
Imagen del primer episodio de la serie "Alguien tiene que morir". (Foto: Netflix)

Gregorio, padre de Gabino, es el típico macho que ve a su esposa como un objeto de su propiedad y que necesita que su hijo, ahora ya adulto, haga lo que él quiere. Además, tiene un puesto de mucha responsabilidad en la dictadura; lo cual hace que sea más estricto con su familia. ¿Habladurías sobre ellos? Jamás.

Los Falcón quieren casar a Gabino con Cayetana Aldama (Ester Expósito), la hija de un importante empresario, pero ni la madre de Gabino ni el hermano de Cayetana, Alonso (Carlos Cuevas), están de acuerdo con este posible enlace. Para Mina es importante casarse por amor y Alonso tiene sus propias razones para pensar que Gabino no es el esposo adecuado para su hermana.

LEE TAMBIÉN: Ester Expósito vuelve a Netflix: un repaso a su corta, pero productiva carrera | FOTOS

Los dos primeros episodios están llenos de misterio y drama, hacen sufrir al espectador con todos los actos de machismo y homofobia que presentan; cruda muestra de cómo se vivía en aquella época y como ahora muchos de esos actos de odio están penados por la ley... aunque no necesariamente hayan desaparecido.

Volviendo a lo malo de la serie, en esto hay que mencionar al personaje de Ester Expósito, cuya Cayetana es básicamente una “Carla”, el personaje que la actriz dio vida en “Élite”, pero adaptada a los años cincuenta y con menos matices. Estamos solo ante una joven adinerada y berrinchuda que es capaz de hacer mucho daño sin importar las consecuencias. Similar historia ocurre con Cuevas, que es otra versión de Pol Rubio (su rol en “Merlí”), también con problemas de carácter y que no asume su sexualidad.

El último episodio intenta abarcar mucho en poco tiempo, la aceleración es evidente, como si Manolo Caro quisiera terminar la historia a como de lugar. Aún así, el final es arrollador.

En líneas generales, “Alguien tiene que morir” es una miniserie que la recomendaría para ver en maratón, pero siendo conscientes que no es perfecta. Es más disfrutable si te concentras en las interpretaciones de Suárez, Alterio, Hernández y Maura; sobre todo de esta última. No había visto una abuela tan cruel desde “Las chicas del cable”.

Mira el video

Tráiler de “Alguien tiene que morir” de Netflix

Tráiler de "Alguien tiene que morir", serie española de Netflix

Te puede interesar