De izquierda a derecha, Fabio Urrea, Fabio Motoa, Pablo Escobar y el 'Peluche'. (Foto: Caracol TV)
De izquierda a derecha, Fabio Urrea, Fabio Motoa, Pablo Escobar y el 'Peluche'. (Foto: Caracol TV)

Es habitual para muchos usuarios de la plataforma de streaming Netflix que al abrirla en el televisor o en el celular les aparezca una lista con el top 10 de series o películas más vistas en su país.

Para los que viven en Perú, una de las series que siempre aparece en dicha lista es “El Patrón del mal”, la exitosa historia televisiva del capo del narcotráfico colombiano Pablo Escobar.

Estrenada en 2012 por Caracol Televisión, la millonaria producción desató controversia por el temor de que su emisión pueda significar un elogio a la violencia o, en su defecto, una falta de respeto a las víctimas del denominado Cartel de Medellín.

Sin embargo, capítulo a capítulo, Andrés Parra (protagonista) y el resto del elenco demostraron la seriedad de su trabajo. La producción, a cargo de Juana Uribe, se valió de altos presupuestos para, por ejemplo, propiciar una alta rotación personajes y, por consecuencia, de actores.

Pero como nada es perfecto, “El Patrón del mal” también tuvo errores. Muchos de ellos tal vez no pudieron ser registrados por los televidentes en la primera emisión, pero hoy gracias a Netflix son algo más evidentes.

A continuación procedemos a enumerar cinco errores visibles en “El patrón del mal”. Cuatro corresponden a temas de producción (o post producción) y uno solo a los actores.

El primer error que puedes revisar si ves la repetición de la serie tiene que ver con el helicóptero azul que traslada a Yesenia, una de las amantes de Pablo Escobar, desde su poblado en Manrique hasta Medellín donde finalmente, tras ser dopada por el ‘Patrón’, se le somete a un aborto.

Al extremo izquierdo, Pablo Escobar de joven, cuando soñaba tener al menos un millón de dólares en su poder.
Al extremo izquierdo, Pablo Escobar de joven, cuando soñaba tener al menos un millón de dólares en su poder.

Según puede verse, Gustavo Gaviria recoge a Yesenia y le dice que Pablo le ha mandado su helicóptero más elegante para recogerla y llevarla a conversar sobre “el pelado” (hijo). El problema es que cuando se muestra la siguiente escena, el helicóptero es blanco.

El segundo error tiene que ver con un parlamento de la hermana menor de los Motoa. Ella fue raptada por el grupo MR-19 con la intención de exigir a cambio 10 millones de dólares, una cifra muy alta para ese tiempo histórico (ochentas), pero accesible para una familia rica como la mencionada.

Al resistirse a pagar, es Pablo Escobar quien se encarga de – a través de sus conexiones políticas—interceder por la liberación de la menor de los Motoa. Algo que finalmente se logra. Y el día que los hermanos hablan con ella sobre esta acción del ‘Patrón’, ella pronuncia un largo parlamento en el que dice “no desearle nada malo a los del RM-19”.

El tercer error que puedes ver en una repetición de la serie protagonizada por Andrés Parra es tremendo. ¿Recuerdan a ‘Los Chuscos’? Esa pandilla de delincuentes que se encarga de secuestrar a personas vinculadas al poder por pedido de Pablo Escobar.

En una de las escenas, el más alto de Los Chuscos aparece con un polo de Bill Goldberg. Para los entendidos, se trata de un peleador de lucha libre nacido en 1966 en Oklahoma. Hasta ahí todo bien. El error viene que este ‘Chusco’ demostró su fanatismo por un personaje que para la época histórica en que transcurre la serie simplemente no existía.

El personaje de la izquierda lleva un polo de Goldberg, luchador estadounidense que ni siquiera había debutado para el momento histórico que muestra la serie. (Foto: Caracol TV)
El personaje de la izquierda lleva un polo de Goldberg, luchador estadounidense que ni siquiera había debutado para el momento histórico que muestra la serie. (Foto: Caracol TV)

Goldberg debutó en 1997, año en el que no solo “El Patrón del Mal” no se había grabado, sino en el que el propio Pablo Escobar ya estaba muerto.

El cuarto y quinto error de la serie de Caracol TV tiene que ver con la post producción. ¿Recuerdan la escena en la que Marcos Herbert enfurece a Pablo Escobar llamándolo ‘traidor’? Seguido por un impulso, el ‘Patrón del mal’ levanta su arma y apunta a su hasta entonces socio.

Allí se desata un amago de enfrentamiento. El bando de Pablo contra el bando de Herbert. Todo bien hasta que una cámara se interpone en la acción, justo bajo el brazo de Fabio Urrea, cuñado del protagonista de la serie.

De la misma manera, hay un error el día en que los hermanos Caín y Kiko (ambos sicarios de Pablo Escobar) intentan matar al ‘doctor Villamizar’ en la puerta de su casa. Si se fijan detenidamente en la acción, la serie repite dos veces el instante en que los hermanos (uno pastor y otro ateo) salen de su auto para dispararle al político.

A manera de bonus track:

Dos pequeños errores que tal vez has visto ya en Netflix. El primero, ya en los capítulos decisivos, cuando Pablo y su hermano ‘Peluche’ van al cementerio a despedirse de la tumba de Gonzalo Gaviria. Se puede ver por encima del hombro de ‘Peluche’ que una lápida dice como año de muerte el 2010. Esto es mucho después de la real muerte del personaje.

Por último, al cierre de la serie, con un ‘Capo’ devenido en un hombre desesperado por salvarse del Bloque de Búsqueda, se aprecia que –sentado en el mueble junto a su hijo mayor—la barba falsa que le colocaron para asemejarlo al personaje real se le desprende dos segundos. Al cambiar de plano, todo ha vuelto a la normalidad.

Pablo Escobar y su primo Gonzalo. (Foto: Caracol TV)
Pablo Escobar y su primo Gonzalo. (Foto: Caracol TV)

Nada de esto, sin embargo, hará que “El Patrón del mal” deje el sitial que la ubica como una de las mejores series vinculadas al flagelo del narcotráfico en Colombia y el mundo entero.

VIDEOS DESTACADOS

Liberan a Carlos Lehder, el capo narco que habría sido traicionado por Pablo Escobar

TAGS RELACIONADOS