Mónica Geller tenía una mala relación con su madre, mientras que su hermano Ross era el engreído de la familia. (Foto: Warner Bros.)
Mónica Geller tenía una mala relación con su madre, mientras que su hermano Ross era el engreído de la familia. (Foto: Warner Bros.)
Redacción TV+

La sitcom “Friends” ha sido una de las más importantes de todos los tiempos. La mezcla de muchos chistes, mucha comedia física, muchas sorpresas, suspiros y chillidos de excitación del público en vivo presente en el estudio, la convirtieron es una de las series más vistas de Estados Unidos.

Los peluqueros intentaban copiar, por lo general infructuosamente, el peinado de Rachel, los cafés se convirtieron en el segundo hogar de mucha gente, y durante los diez años que duró la serie decenas de millones de norteamericanos se sentaron a mirar todo ese enorme esfuerzo de guión, dirección y actuación que parecía hecho sin esfuerzo alguno.

“Friends” se estrenó por NBC el 22 de septiembre de 1994, duró toda una década, con un promedio de entre 25 y 30 millones de espectadores por semana, y actualmente puede verse en Warner y Netflix.

Una de las historias y dramas que más recordamos de esta ficción es la relación entre Mónica Geller y sus padres, relación que muchos tenemos o hemos tenido con nuestros progenitores.

La familia Geller. (Foto: Warner Bros)
La familia Geller. (Foto: Warner Bros)

MALA RELACIÓN

Viendo cualquier episodio de esta ficción, era muy fácil ver que Jack y Judy Geller nunca fueron los mejores padres en “Friends”, especialmente por la forma en que trataban a Monica (Courteney Cox). Al ser los padres de dos personajes principales, Monica y Ross, aparecían seguido durante las 10 temporadas que duró la serie. Si bien amaban a sus hijos, no solían tratar de la mejor manera a Monica, sobre todo Judy.

Jack y Judy constantemente critican las relaciones de Monica y no hacen lo mismo con Ross a pesar de sus múltiples matrimonios fallidos. En un momento incluso utilizan el fondo que tenían guardado para el casamiento de Monica para comprar una casa en la playa. Además, venden la casa de la infancia sin avisarles a sus hijos, entre otros eventos.

Tal como ocurre en la vida real, una mala relación entre padres e hijos es solo una consecuencia de cómo fueron criados los padres. Al parecer, la forma en como Jack y Judy crían a Mónica es simplemente una copia de cómo fueron criados por sus padres. Judy en varias ocasiones cuenta que su madre Althea la criticaba todo el tiempo mientras crecía. Esas cualidades pasaron a Judy, quien replicó la forma de crianza con Mónica.

Mónica en lugar continuar con el ciclo, decide romperlo y se convierte en una persona amable y empática con sus amigos. Anhela ser madre y criarlos con mucho amor.

TE PUEDE INTERESAR:


TAGS RELACIONADOS